13 de noviembre de 2009

HIPATIA, PAGANISMO Y CRISTIANDAD

NOTA: El siguiente artículo se desarrolla a partir de un comentario dejado en el blog IRANIA: http://tresmontes.wordpress.com/2009/11/03/mas-sobre-hipatia/ - Os recomiendo dicho blog por su diversidad temática y gran calidad.

De entrada, debo decir que no soy pagano, aunque mi visión del mundo pueda ser más parecida a la pagana. Esto lo digo porque se ha dado por supuesto que soy pagano. O si no, leer acá:

http://layijadeneurabia.com/2009/11/10/mas-sobre-el-caso-hypatia-y-la-manipulacion-anticatolica-del-suceso/

Esa calificación, sin previa información, forma parte de la idea "o estás conmigo o eres pagano". Lo mismo que en la antigüedad eran calificados de infiel o de ateo todo aquello que no fuera cristiano para los cristianos, o pagano para los paganos. Aún así, es posible que sea pagano en las formas, no lo sé: ante todo me considero librepensador. Mi defensa a Hipatia y al paganismo no es gratuita, tengo argumentos. Haría lo mismo si trataran injustamente a una figura histórica de remarcada devoción cristiana: ¿sería cristiano si lo hiciera? ¿Acaso debo renunciar a toda objetividad, imparcialidad y neutralidad a la hora de analizar algo, a la hora de ver un asunto lo más claramente posible sin que me cieguen mis devociones o pasiones? No defiendo por defender, ni siquiera defiendo, simplemente expongo una realidad. Si esa realidad molesta a los cristianos, allá ellos, "ELLOS NO SON DE ESTE MUNDO, SINO DE UNO IMAGINADO", ¡CÓMO NO LES IBA A MOLESTAR! (JAJAJAJA)

Pero hablemos de Hipatia. No cabe duda de que AGORA, la última película de Amenábar, es mera propaganda, toda una falsificación histórica, parafernalia mediática de ZP: en esto, cristianos, paganos y yo mismo parecemos estar de acuerdo. Pero muchos cristianos se escudan en dicha certeza para criticar la película y, sobre todo, para distanciarse del paganismo y de lo que a él le deben. Aún así, en mi opinión, le duela a quien le duela, digo sin tapujos que los cristianos son parte del problema en la actualidad, ellos han sentado las bases morales que han introducido el veneno para la decadencia de Europa: son padres de «lo progre». Quieran o no los cristianos, Hipatia fue asesinada por ellos, y no, no fue la excepción, sino la norma. Algún cristiano se ha pasado por alto cierta información muy verídica y que se había colocado en foros de debate virtual muy concurridos, como la Yihad en Eurabia:

http://lam.mithra.free.fr/doc/cronologia_de_la_persecucion_del_paganismo.doc

¿Por qué hay que disculpar al cristianismo?, ¿por qué no podemos hablar de los crímenes en nombre de su Dios?, ¿no es eso un comportamiento equiparable al de negar la posibilidad de hacer caricaturas de Mahoma?, ¿por qué les molesta tanto que se hable de sus crímenes de sangre?, ¿por qué critican el paganismo cuando el cristianismo es, en parte, paganismo cristianizado o paganismo invertido?

¿Pero qué tienen en común el paganismo y el cristianismo europeo? ¿Los ídolos, la multitud de imágenes, la veneración? Lo único que tienen en común la iglesia con el paganismo es cierta adaptación por el primero del neoplatonismo y de Sócrates, los introductores de la moral y del desprecio por el cuerpo, la fuerza y la belleza. Con esto no condeno las virtudes que se derivan del dominio de sí, lo mismo que no condeno la castidad y una vida de ascética como la de Hipatia o los platónicos. El cultivo de la virtud es muy loable y sinónimo de fuerza, no de martirio. Pero el paganismo es un sí a la vida y el cristianismo es una negación de la misma porque todo lo enfoca a un más allá, por ello Nietzsche decía que el cristianismo era el nihilismo, y, por lo tanto, «productor» de la decadencia. Pero existen diferencias esenciales que son irreconciliables. Por ejemplo, un estoico que se priva de ciertos goces, lo mismo que un cristiano militante que ha hecho voto; pero el primero lo hace por amor a sí mismo, se quiere saber domador de su bestia interior, el segundo porque se siente convicto de su corporeidad y de sus impulsos naturales, lo que le provoca culpabilidad.

Muchos dicen que ante la oleada del Islam no es positivo que paganos y cristianos se enfrenten. Pero es que el enemigo de Europa es todo el monoteísmo, da igual que sea cristiano, judío o islámico. ¿Al cristianismo qué le importa Europa? A ellos con tener súbditos les da igual el color que tengas, o si son mestizos, etc. Así que el cristianismo no es un aliado de Europa, sino parte del problema: el cristianismo tiene los mismos valores universalistas que los progres, ¿acaso no se dan cuenta de esto los cristianos que van de identitarios y amantes de Europa? ¡Viven en una contradicción tremenda! Con esto no me sitúo en posturas marxistas o progres, ¿acaso no puedo tener una postura crítica frente al cristianismo siendo no-socialista, no-progre? Precisamente por no serlo soy consecuente y critico al cristianismo: se ha dado por hecho que o estás conmigo (cristianismo) o con ellos (progres) y existe la posibilidad de no estar con ninguno de ellos. Si el cristianismo significara vitalidad, si tuviera dioses y una moral digna de seguirse… eso no sería cristianismo, ¡y yo no me quiero humillar con su fe! Los progres son paradójicamente herederos del cristianismo, sólo que del cristianismo ilustrado, del deísta, son herederos del cristianismo ilustrado de la guillotina. El ateísmo es el reconocimiento de Dios, sólo que odiándole: el cristianismo y la progresía tienen en común el mismo Dios. Y el laicismo no es lo mismo que ateísmo, el laicismo es independencia con respecto a la Iglesia o cualquier organización religiosa, lo que no quiere decir que el laico sea ateo necesariamente. Si algo me distingue de un cristiano es que para mí la diferencia no es un problema, pero para ellos sí. El cristianismo quiere reducir todo a lo mismo, quieren que todos piensen lo mismo, quieren el mestizaje… a ellos les da igual mientras se venere a su Dios… ¿nadie lo ve? Y esto se aplica a todo el monoteísmo, exceptuando posiblemente (y parcialmente) al judaísmo, pues la religión de casi-exclusividad judía pretende reducir a todo lo ajeno a lo mismo para diferenciarse ellos cada vez más como «pueblo elegido».

Aún así, por supuesto que cristianismo y paganismo tienen cosas en común, en realidad el cristianismo con el paganismo y no al revés. Hasta el paganismo tiene una interpretación monoteísta, pero respecto al mundo, pues todo viene del mismo mundo, lo mismo que el cristianismo es monoteísta porque viene del mismo Dios: los primeros realistas, los segundos idealistas: pero un idealismo que es un «imaginario dogmatizado» con el cual cegar a los Hombres. El paganismo no hace al Hombre culpable por existir, el hombre forma parte de este mundo y por lo tanto es sagrado. Los dioses son la esencia de esa sacralización de lo humano, de todo lo bueno que hay en el hombre. El cristianismo, alejándose del panteísmo, genera una dualidad, un mundo terrenal y otro divino, donde lo terrenal representa el mal y donde todo lo que era bueno se invierte para convertirlo en malo. El paganismo está por encima del bien y del mal, pues son la misma cosa, el monoteísmo, sin embargo, con su filosofía dualista, moraliza el mundo.

Se habla de Hipatia como mártir pagana, pero no fue una mártir. Un mártir se sacrifica por una orden dada o revelada, lo hace por un Dios porque piensa que le debe algo, su sacrificio es para glorificar a algo superior a él. Un Héroe sin embargo se sacrifica por la gloria y por él mismo, por su familia y su pueblo, porque quiere equipararse a los dioses y ser amado por ellos: el pagano goza de su propio esfuerzo, de su cuerpo y de su sufrimiento porque le hace sentir mejor, porque se siente parte de este mundo sagrado, ¡le hace sentir vivo! El primero se humilla y quiere conseguir todo con rezos y abstinencias, el segundo es capaz de desafiar y retar a los dioses: el primero es pasivo, el segundo activo. Hipatia no fue ni lo uno ni lo otro, simplemente fue asesinada. En ello no hay nada de mártir ni de héroe, porque ella no buscó el sacrificio, ella no se ofreció a nadie, su sacrificio no fue voluntario ni ordenado por Dios; fue humillada, y tanto como que fue ofrecida a un Dios Único en sacrificio, lo mismo que una vaca o una gallina, y nadie piensa que las gallinas y las vacas sean mártires.

Recomiendo esta lectura donde delimito mejor la dicotomía mártir-héroe en relación con Sócrates, el famoso Sócrates, no Sócrates Escolástico:

http://www.mundodaorino.es/2009/08/ciclo-genealogia-de-la-moral-parte-iiiv.html

Hasta pronto.■

13 comentarios:

  1. Daorino, excelente artículo que complementa perfectamente las reflexiones de Julio en Irania.

    Yo sí soy pagano en la medida en que se puede serlo hoy. Y puedo decir que la Europa del futuro será pagana o no será. Y haces muy bien en señalar que al cristianismo Europa no le interesa lo más mínimo. El cristianismo en sí mismo tiene un fuerte efecto relativizador de las realidades etnoculturales en las que prospera. Según el dogma cristiano todos los hombres son hijos por igual de un Dios universal. La comunidad étnica pierde sentido ante este monoteísmo universalista. Queda relativizado el concepto de extranjero, de μέτοικος (meteco), tan importante en el mundo antiguo griego. Ya cualquiera puede formar parte de la comunidad y la comunidad deja de ser importante. Piénsese en el contraste de esta realidad con la pagana tradicional europea, donde, en origen, la referencia natural de los dioses es siempre una comunidad orgánica bien diferenciada. La dificultad para reclamar un pathos de la distancia respecto a los Otros viene dada precisamente por la doctrina de la igualdad de las almas en el cristianismo. Esta idea universalista puede rastrearse en numerosos sistemas y escuelas filosóficas y políticas sobre todo a partir de la expansión del cristianismo, entra de lleno en el paradigma de la Modernidad y durante el siglo XX adopta una forma muy específica, la de los llamados derechos humanos.

    ResponderEliminar
  2. Estupendo articulo. estoy de acuerdo contigo, la verdad, te he encontrado de pura casualidad, buscando una imagen para mi entrada. la verdad, no me he podido resistir a leerte, y cuando termine este comentario me voy a leer el articulo al que haces referencia.
    Bueno, como veras he tomado la viñeta ultima.... ¡cuanta razon tiene ¡¡

    Erlik Khan.

    ResponderEliminar
  3. Excelente artículo. En efecto:

    Progresismo = Cristianismo 2.0

    El progresismo es llover sobre lo que el cristianismo ya había mojado previamente.

    Se ataca al cristianismo para implantar el progresismo. Otros criticamos el cristianismo para liberar la mente europea.

    La falsa dualidad de o cristiano o progre es como la falsa dualidad o de izquierdas o de derechas, que sirve para restringir, para autolimitar el pensamiento, y también para que la oposición a una cosa sea un mal menor que queda dentro de lo aceptado por el régimen, dentro del propio régimen.

    Cuando uno se sale de esas falsas dualidades, se sale del esquema implantado por el régimen, y es cuando a este le molesta de verdad.

    Sobre el último párrafo que has puesto, se podría decir usando mi terminología (jejeje) que el paganismo es una ideología de amos, mientras que el cristianismo es de siervos. (Yo no soy ni cristiano ni pagano, sino agnóstico,... que yo sepa).

    En el asunto de Hipatia veo además algo que no comenta nadie: feminismo. Para ello, se la sobrevalora y se la da una importancia mayor de la que tuvo, porque interesa presentarla como un icono proto-feminista. Por eso la tratan como mártir, y al hacerlo, vuelven a mostrar su semejanza con el cristianismo, en la creación de mártires: Una mártir progre. Victimismo progre, como el victimismo cristiano de los mártires.

    ResponderEliminar
  4. "el paganismo es una ideología de amos, mientras que el cristianismo es de siervos"

    No se podría haber expresado mejor, Qbit. Hago mía esa expresión.

    Para nosotros, los europeos leales, el cristianismo es nuestra calamidad.

    ResponderEliminar
  5. Daorino:
    Quería confesarte que yo quise ser sacerdote hace unos cuatro años pero luego me di cuenta de que me gustaba mucho la vida. Finalmente, abandoné la religión católica por considerarla una invención judia. El golpe final para mi fe fue el trato padecido por San Monseñor Williamson...
    Lecturas cómo "El anticristo" de Nietzsche o "El mito del siglo xx" de Rosenberg han terminado de convencerme de lo errado que estaba. Lo que más me hizo reflexionar es la diferencia entre Cristo y Cristianismo: El primero fue un personaje histórico cuyas enseñanzas nos llegaron distorsionadas por el segundo elemento.
    "El Reich sagrado" es un libro que arroja mucha luz sobre la postura nacionalsocialista respecto del cristianismo ( la obra es de un paisano pero no deja de ser muy veraz a pesar de mechar mentirillas tales como el holocuento). Es evidente que los mayores antijudíos de la historia fueron simpatizantes de Jesús porque "Cristo no es judío" (título de una obra de H. St. Chamberlain). Pero estos mismos jerarcas alemanes también aborrecían a la Roma prostituida y corrompida por el judío internacional.
    Y si hablamos de paganismo, podemos decir que el mismisimo simbolo de la cristiandad le fue robado a los celtas. Por esto, la religión cristiana tiene muchas cosas buenas por haber sido muy europea por momentos. Ahora no recuerdo nombres pero hubieron Papas muy guerreros que combatieron a los judíos y a los moros prohibiendo la usura y concertando alianzas en contra del invasor oriental. Hasta las máximas epopeyas de la hispanidad tienen sabor a sana cristiandad. Pero todo esto tiene su lado negativo...

    ResponderEliminar
  6. Franco y los suyos se basaron en el catolicismo para liberar a España del comunismo. Lo malo es que con el correr de las decadas han entregado el pais a los plutocratas. De veintidos ministros que tenía el gabinete del Generalisimo, ocho eran del Opus Dei. Ahí nacieron los abuelos de Zapatero.
    En España y en América los católicos y los cristianos en general hablan mucho en contra del marxismo pero lo hacen porque en el fondo son capitalistas y sionistas disfrazados. No quiero ahondar en la problematica de mi continente pero las dictaduras de signo clerical le han guiñado un ojo a la derecha amiga del judaismo. Y si hablamos de España, Franco fue amigo de Israel sin contar que traicinó a Hitler enterrando el futuro de Iberia para toda la eternidad.

    A pesar de toda la mierda eclesiastica, no dejan de existir cristianos muy europeos cómo Monseñor Williamson y Lèon Degrelle. En la Argentina tenemos a Antonio Caponetto que es un gran patriota antisionista (buscar "Revista Cabildo" en internet).
    En fin, el cristianismo no sólo es enemigo de Europa sino que también es némesis del mundo entero. A pesar de todo, en la religión fundada por el comunista San Pablo no dejan de haber excepciones magnas que confirman la regla de la mediocridad de ese rebaño pestilente.

    ResponderEliminar
  7. Jejejeje, no te preocupes por lo de sacerdote, yo hice algo peor, estuve afiliado al Partido Comunista de España, jajajajaja… El comunismo es como la iglesia, sólo que atea. Su ciudad no es el Vaticano, pero si La Habana, el Este de Berlín o Moscú, jajaja… Tanto en el cristianismo como en el comunismo la presencia semítico-judía está presente. A mí no me echó atrás de todas formas el tema de los judíos, sino la falta de compromiso social y la ausencia de política hacia los trabajadores. Me tuve que dar cuenta de que el comunismo y el socialismo marxista no defendían al trabajador, sino los intereses de un Estado Centralizado recaudador de impuestos (que ya lo sabía, pero pensaba que eso era positivo para el trabajador), para salirme de esa porquería roja. Ahora sé de formas de socialismo no marxista, como el NS, tendencias que son revolucionarias y proletarias. Aunque bueno, yo no dejo de ser un poco aristócrata, más que proletario, jajajaja…

    En cuanto al cristianismo y el paganismo, tu ya lo has dicho más o menos, el cristianismo, religión del desierto, tuvo que adaptarse a los pueblos europeos y de ahí la apropiación de símbolos, conversión de fiestas, etc.

    En cuanto a Franco, eso es lo peor que ha parido España y no me extiendo más.

    jajajajaja…

    ResponderEliminar
  8. Sobre la figura de Hipatia hay que diferenciar entre la Hipatia histórica, real, y la Hipatia vista por Amenábar. Amenábar hace una lectura “laicista” (progre) de Hipatia. Sin embargo, sí refleja correctamente los aspectos mas trágicos y brutales de la propagación del cristianismo (eso es lo que parece haber herido realmente a la derechona –y no derechona- católica que ha visto la película, pese a ser cierto). Nos presenta al personaje como distanciada tanto de paganos como de cristianos (del fanatismo de unos como de otros). Este, a mi juicio, es el principal “engaño” del cineasta. Hipatia se nos presenta, sorprendentemente, como una especie de científica ajena a la gigantesca tragedia religiosa que asolaba el mundo tardoantiguo. Amenábar nos da una imagen moderna (ciencia versus religión) y falsa de la filósofa neoplatónica.Nada más lejos de la realidad. En aquel momento histórico los círculos intelectuales y científicos neoplatónicos eran activamente defensores de la religión pagana. El neoplatonismo, antes de ser definitivamente desmantelado y parasitado por el cristianismo (véase, por ejemplo, Pseudo-Dioniso Areopagita) fue el último gran baluarte en defensa del paganismo frente al avance brutal de la cristianización. Leyendo los textos conservados podemos darnos cuenta tanto del rechazo de los intelectuales neoplatónicos por el cristianismo (Juliano, Máximo de Éfeso, Libanio, Porfirio,Hierocles, Marino de Neápolis, Proclo, Zósimo, etc) como el odio furioso y visceral de los “Padres de la Iglesia” (Agustín de Hipona, Ambrosio de Milán,..)y otros destacados clérigos hacia esa intelectualidad pagana neoplatónica y a todos los defensores del culto a los Dioses. Las posturas eran irreconciliables. Hipatia fue sádicamente asesinada por los monjes no por ser científica, sino por ser pagana. Por otra parte, la ciencia era uno más de los campos del saber directamente vinculados a la intelectualidad pagana, no olvidemos la estrecha relación de la Biblioteca de Alejandría con el sacerdocio del Serapeum. Los neoplatónicos trataban de salvar toda la tradición del mundo antiguo (mitológica, religiosa, científica, cultural, literaria…) frente a los valores nuevos del cristianismo, que suponían el fin descarnado de esa tradición que se remontaba a Orfeo, Homero , Hesíodo, Virgilio…

    ResponderEliminar
  9. Como suele ser habitual, Máximo, totalmente deacuerdo contigo.

    Se montó una gran discusión entorno a Hypatia. Con un tal AMDG tuve mis roces y me dedicó un escrito y todo. ME acusaba de pagano. Yo no veo ahí acusación, jajaja...

    ResponderEliminar
  10. Sí, he leído los ataques que te dirigió el tal AMDG en ese momento. A diferencia de ti, yo si me considero pagano (en el sentido religioso del término, seguidor del culto a los Dioses). Como tal, te agradezco una vez más la defensa del paganismo de la que haces gala ante los tradicionales hostigamientos por parte de ateos y "gentes del libro" pese a no considerate pagano (politeísta)... Gracias.

    Bajo mi humilde opinión, el hombre occidental sólo podrá reconducir su camino, y salvarse del abismo hacia el que marchamos, si algún día reencuentra la vía sacra truncada por aquella brutalidad ignorante hace mil quinientos años. Sólo un nuevo retorno a la Fuente Clásica podrá salvarnos del caos que cada día se hace más patente. A veces, en la Historia, se producen fenómenos sorprendentes, como aquel RENACIMIENTO tras mil años de oscuridad cenobítica ¿podría darse hoy algo semejante? jeje, la cosa está muy negra, pero la esperanza no ha de perderse...

    ResponderEliminar
  11. Quizá no sea pagano en el sentido de que crea... Yo no necesito creer en los dioses porque ellos son, existen, y lo que es no necesita ser creído. Por eso no creo en el paganismo, sino que vivo paganamente, o politeístamente. Cuando una religión se trata con la evidencia irrefutable del "es", de lo que no necesita ser demostrado porque "es", se ha superado el estadio anémico del "creer", y por lo tanto se está en el mundo real, en lo sagrado, y no en idilios imposibles, que es de lo que va el abrahamismo.

    Uno de los dioses que me producen mayor fascinación es Ares, y por ello el jabalí, que ha tenido su lugar en este blog mucho tiempo y va a volver, un animal que me encanta además, pues Ares a veces se manifiesta como jabalí. También como lobo. Al menos son sus animales emblemáticos. Ares, un Dios detestado, pero imparable y certero en la batalla. Pero claro, también necesito de Atenea, para encontrar un equilibrio, jeje.

    Y bien, de nada. Gracias a ti en todo caso por dedicarle tanto tiempo a mi blog y ser un hombre de bellos pensamientos.

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  12. Una apreciación muy acertada. Realmente existe una percepción diferente de lo divino entre la óptica politeísta (o “pagana”) y la monoteísta abrahámica. En la esfera del politeísmo la creencia en la divinidad carece del sentido que le da el monoteísmo. La divinidad, los Dioses, son tangibles. La Naturaleza toda es una continua hierofanía, una manifestación de lo divino. Sólo es necesario el grado de sensibilidad suficiente como para percibirlo. Evidentemente mil quinientos años de monoteísmo han embotado forzosamente esa percepción en la mayor parte de los mortales; y a pesar de ello, continuamente vuelve a brotar de forma inconsciente ¡incluso entre monoteístas convencidos!: podemos ver un claro ejemplo de ello en el “misticismo naturalista” de Francisco de Asís sometido a los estrechos parámetros de la ortodoxia cristiana.

    Por contra, en el monoteísmo abrahámico sí es necesaria la creencia, la fe, para “ver” a la divinidad. El dios del monoteísmo biblico-coránico es un dios en el que hay que creer para que exista. En el momento en que nadie cree deja automática mente de existir. Esa divinidad, no deja de ser una ilusión, una creación humana.
    La divinidad pagana es real la abrahámica ilusoria. No es casualidad que los romanos denominasen ateos a los cristianos, en tanto que entendían perfectamente que la divinidad que proponían aquellos monoteístas no era mas que una vana ilusión.

    La verdad que fue una grata sorpresa encontrar un blog como éste en el que se pueden tratar ciertos temas en un ambiente cordial y un poco al margen opresivo de la corrección política. Para mí es un placer dedicar tiempo en leer y comentar algunos de los textos aquí publicados.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Veo que has captado perfectamente lo que he dicho.

    Nuestros dioses están fuera de nosotros, son reales, tangibles, eternos e inmortales. Ellos seguirán siendo aún cuando ningún humano exista. Como dices, el Dios abrahámico necesita de la creencia de los hombres para existir, nace y vive sólo en el interior de los hombres.

    Nietzsche se equivocó con matar a Dios, es imposible, ¿a cuántos hombres habría que matar?, jejeje... Al Dios abrahámico simplemente hay que echarlo de uno mismo, jeje... es decir, que la idea fija de ese DIOS no forme parte de nuestra conciencia, que no forme parte de nuestros pensamientos.

    Hasta pronto y gracias, de nuevo, por tus palabras.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.