16 de julio de 2010

EL PROBLEMA DE LA LIBERTAD: el origen de la decadencia de Occidente.


La libertad como idea es, como diría Clément Rosset, totalitaria: "O hay libertad total o no hay libertad". Hoy, de forma casi imparable, como si de un meteorito se tratara, se avanza hacia esa totalidad, hacia esa inconsciencia que exalta que la libertad es lo más importante, y no sólo eso, sino lo único realmente importante, como si nada pudiera ser sin la libertad, como si ésta fuera el aire que respiramos. Yo añadiría que la libertad es diversa, manifestándose de formas a veces contradictorias. ¿Y qué hace la libertad? Saber lo que hace es entender en qué consiste. Ésta elimina todos los lazos del hombre con el mundo y con los demás hombres: el matrimonio, el patriotismo, la maternidad y la paternidad, el amor filial entre padres e hijos; todo eso no es libertad, pero esto que sigue sí: el aborto, el odio a los padres, el ateísmo, el aborrecimiento a la vida, a la maternidad… Los liberticidas ven en todo lo malvado (siendo lo malvado lo realmente bueno -utilizo terminología nietzscheana-) cadenas. Todo el significado noble de la libertad se ha desvanecido, ya no hay una libertad real: ¿cómo puede haber una libertad sin sacrificios, cómo es posible que una libertad que se regala, ya sea en forma de derechos o porque sí, pueda llamársele libertad? En un planeta donde el deber y el tener obligaciones escasea, la libertad (desbocada) se ha convertido en un serio problema, devaluándose de tal forma que ha perdido todo su valor. LA LIBERTAD DE LOS FUERTES Y MALVADOS HA PERECIDO ANTE LA LIBERTAD DE LOS BUENOS Y DÉBILES. Europa se desvanecerá entre cáscaras de huevo podridos y las heces secas de los esclavos, de los esclavizados por la libertad.

Hace poco, en facebook, dije que a los independistas y traidores a España, como todo el PSOE, deberían ser exiliados o metidos en la cárcel. Dicha proclama no la retiro y escribo este artículo para reafirmarme en ella con más fuerza; todos los españoles que militan en el PSOE que aman su país deberían darse de baja de un partido que promueve la desestructuración y desintegración de España. Pueden llamarme represor, fascista y un largo etcétera de epítetos, me da igual, no temo a esos imbéciles moralistas que consienten en nombre de la libertad -y todo por lo que por la libertad se dice que se hace- cualquier cosa. Ese comentario venía a cuento en un debate sobre el estatuto catalán. No se me respondió, pero a continuación, evidentemente aludiéndome, se dijo “Viva la libertad de expresión”. Entiendo pues que en nombre de la libertad de expresión se puedan hacer proclamas en contra de España y no pase nada, que se quemen las banderas españolas y no pase nada, que se defienda al Islam y no pase nada; mientras tanto, si un español hace lo propio ya sabemos lo que pasa: es un fascista por defender España, un ignorante e intolerante por rechazar el Islam... En un orbe de desarraigados, defender tu patria es digno de oprobio. "¿Si vas en contra de tu patria cómo no vas a ir en contra de tu propia familia, cómo vas a tener intención de procrear, cómo vas a decirme a la cara que no eres un odiador?", pregunto al traidor.

La libertad es un problema cuando se entiende que luchar por ella bajo cualquier excusa hace de dicha excusa, cualquier causa, digna y justa. Da igual que defiendas la libertad de la ratas o la propagación del sida (es un ejemplo irónico, irreal y exagerado), di que luchas por la libertad del sida y de las ratas, ya verás como muchos verán justa y digna tu lucha. Por ello, en nombre de la libertad NADA, en nombre de la libertad no hemos de depositar todos nuestros esfuerzos en construir, yo al menos no lo haré. La libertad es para los débiles, para los que no quieren obligaciones, para los ociosos y pordioseros. A mí me gusta la libertad de los fuertes, de los que se hacen promesas y construyen cosas por sí mismos sin necesidad de que les regalen nada.

Tanta lucha y defensa de la libertad ha hecho que la verdadera libertad, la del mandar(se) y la del obedecer(se) se difumine. La libertad ha incapacitado al europeo para el compromiso. ¿No reside en la libertad el problema de la natalidad europea? Los hombres y mujeres europeos ya no quieren comprometerse con la posteridad. En nombre de la libertad se suicidan. Es lamentable que por un poco de ocio y mucha estupidez se pierda el deseo de ser padre o de ser madre. Y lamento generalizar con todo lo dicho hasta ahora, pues sé de algunas bellas excepciones.

Como todo está construido bajo el sello de la libertad nada puede tocarse. La libertad ha inundado todo. No puedes regañar a tu hijo porque éste es libre, los profesores no pueden regañar a sus alumnos, etc. El sistema económico actual, bajo la bandera de la libertad (de comercio –la globalización es la máxima expresión de esa libertad de comercio), es visto como el más bondadoso y perfecto. ¡El capital también se abandera bajo la soberanía y protección de la libertad! Y quizá este tipo de libertad esté situado en la cima dentro de una escala jerarquizada de libertades, libertades que luchan entre ellas, pues todo el mundo lucha por la libertad.

En definitiva, una sociedad decadente se caracteriza por el declive de la autoridad y de los deberes y por la elevación de la libertad y del ocio. La libertad se revela pues como única autoridad en un mundo decadente y sin normas, una libertad que pare malcriados y educa para ser pordiosero. La libertad como idea totalitaria, como idea que se rebela contra todo orden y que paradójicamente es la que más ordena, idea que es promotora del caos y que perecerá vencida por su propio peso llevándose todo por delante.

SI EL HOMBRE NO PUEDE VIVIR SIN LIBERTAD, QUE PEREZCA A CAUSA DE ELLA. EL HOMBRE DEBE SER SUPERADO, Y QUIENES LO SUPEREN PODRÁN VIVIR.■

5 comentarios:

  1. Daorino, soy Schwarze, interesante entrada la que publicas, sobre un tema delicado.

    Yo no creo que la libertad, en sí, sea un problema. Es un valor social fundamental e implica la facultad de optar entre varias alternativas, la que más convenga, siempre a criterio propio y sin imposiciones.

    Dicho esto, es posible inducir a una persona o a un colectivo a tomar decisiones sin necesidad de efectuar, al menos formalmente, "imposición" alguna. Me estoy refiriendo a los medios de "propaganda y control" de masas.

    El problema en realidad es que el hombre europeo no puede ejercer su libertad, no puede ser "él mismo", (defendiendo su derecho a ser único y a sobrevivir al paso del tiempo).

    Actúa hoy de una manera "programada", y lo peor es que, hablando en términos informáticos, el "software" es un virus autodestructivo.

    La contraposición que debe hacerse, conforme con lo que he dicho, es la de "libertad real" y "libertad aparente", siendo ésta última la que da nombre a una ideología, el "liberalismo", y a su sistema democrático.

    La libertad ha coexistido siempre con el principio de liderazgo, de respeto a la autoridad y al trabajo, al menos en la historia de nuestra nación.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Schwarze por el comentario. Sin duda hablar de la libertad es un asunto harto difícil. Yo también hablo de una libertad real que se ha difuminado y una libertad "que es la que existe ahora" pero que bien se podría englobar en lo que tú has acuñado como "libertad aparente".

    Esto: "La libertad ha coexistido siempre con el principio de liderazgo, de respeto a la autoridad y al trabajo, al menos en la historia de nuestra nación". Eso es la libertad real, al menos una de las diversas formas de libertad real, estoy muy deacuerdo.

    En cuanto al liberalismo y su libertad bien sabemos que fue gracias a la Revolución francesa, una revolución que se hizo más para la libertad de los objetos y por el mal entendido concepto de felicidad, que es basado en lo material y ya está, jajaja...

    Me gusta mucho eso que dejas entrever; ¿qué es la libertad?, pues "ser uno mismo", pero qué pasa, pues eso que señalas, "que el hombre europeo no puede ejercer su libertad, no puede ser "él mismo"; y es que el hombre se ha encarcelado en su ciudad, una cárcel inmensa de cemento y hormigón, se encadena al sofá y al mando a distancia, se encajona en las tiendas de comida rápida... El hombre vive en una ilusión de libertad y piensa que libertad es hacer nada. Tanto hablar de libertad y NO NOS HAN EDUCADO PARA SER LIBRES (DE VERDAD). Bajo el sello de la libertad se ha forjado la mayor de las tiranías.

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  3. a veces pienso que no existen esos conceptos abstractos... ningún concepto existe por sí mismo... por ejemplo no existe "la libertad"... en todo caso existirian hombres LIBRES respecto a algo concreto... No es que quienes opinamos CONTRA-CORRIENTE no tengamos "libertad"... aunque es cierto que manifestar nuestras
    opiniones pueden llevarnos a la carcel... incluiso por opiniones sobre el pasado histórico. Creo que lo que realmente ocurre es que somos POCOS numericamente... y lo más IMPORTANTE:
    Perdimos la "guerra"... á única y definitiva guerra que hubo en el siglo XX...
    Opino que es cuestión de tiempop y de CRECIMIENTO en NúmERO y Fuertza el recuperar "la libertad"... la kibertad de ser uno mismo tal como la naturaleza nos ha hecho.
    Pongamos un ejemplo con personajes animales:
    Si en un parque zooloógico... a causa de una epidemia se altera la proporción de las distintas especies... ¿Qué libertad pueden tener aquellas especies que ven mermadas hasta la unsignificancia sus fuerzas y su número?...
    Siguiendo el mismo ejemplo:
    Antes habia un millón de águilas, diez millones de leones, 10 millones de tigres, 20 millones de toros, y 2o millones de caballos; y también tres millones de gallinas, cinco millones de ratas, cinco millones de borregos y cinco millones de asnos.

    Ahora, después de la epidemia ( o guerra) hay unas 10 aguilas, 20 toros, 300 caballos, diez millones de gallinas, 50 millones de ratas, 50 millones de borregos y 100 millones de asnos...
    Además, el "gobierno invisible" trata de convencer a aguilas, leones, tigres, toros y caballos
    que no deben reproducirse ni que deben mezclarse y aparearse con gallinas, ratas, borregos y asnos...
    pues TODOS SOMOS IGUALES, el "mestizaje" es enriquecedor y por otra parte... si alguien quiere suicidarse (con droga, etc) o emparejarse con alguien de su mismo sexo... tiene LIBERTAD para hacerlo...

    En fin... aqui, en Europa y en todas partes, lo impoprtante es QUIENES y CUANTOS SOMOS de cada especie y si sabemos o podemos reproducirnos... y
    evidentemente...
    la peor opresión es la del
    PENSAMIENTO UNICO Y FALSO que imponen quienes tienen el poder
    fáctico...

    Si tienes una IDEA sensata que te favorece y es conforme a tu naturaleza de águila, etc... te dicen ... "es una opinión" intrínsecamente mala que merece "tolerancia 0", es decir, carcel, marginación, manicomio o muerte... (aunque simultáneamente te dicen que eres un ciudadano libre que vive en democracia). Por el contrario la IDEA más absurda... ees aceptada por los medios de comunicación como algo "normal"... Por ejemplo:la ablación del clítoris, en acoplarse platillos de arcilla en lops labios o cubrir y perforar el cuerpo con cientos de PERCINGS es algo respetable... (es "tu libertad"...): Hace dias ha salido en TV una mujer negra que tenía el cuerpo y cara, llenos de percings...

    ResponderEliminar
  4. Tengo una frase simple pero sintética: "Todo lo que es bueno es malo y todo lo que es malo es bueno". Con esta frase hay que manejarse en esta era judaica. La libertad es mala porque para el mundo es buena. Y si para el mundo el fascismo es malo para mí es buenisimo. Nadar contra la corriente. Rebelarse contra el rebaño...

    ResponderEliminar
  5. Alan, siempre va a haber un rebaño. El problema de hoy es que ese rebaño puede votar y decidir. La NSDAP, por ejemplo, fue un partido de masas, nutrida por muchos borregos que seguían los dictados de un líder. La masa borreguil estará siempre, nos guste o no, sólo unos pocos estamos decididos a encarrilarla a una causa noble.

    Eso es así porque no todos los hombres están capacitados para pensar por sí mismos. Aún así, pathos de la distancia frente a la masa, que sea nuestro instrumento pero no quien nos gobierne.

    La masa no es ni buena ni mala, simplemente hace lo que le dicen y piensa lo que le dicen que piense. En unos encontrará un pastor que les mime y acaricie, en nosotros habrá de encontrar un domador que les dejé marcas y heridas hasta que despierten de su profundo sueño borreguil.

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.