20 de mayo de 2011

DISIDENCIA Y MANIPULACIÓN DE MASAS


No seamos ingenuos, basta de quejarse y de lloriquear, basta de tanta compasión y de tanto confraternizar con quien no lo merece, basta de integrar a lo inintegrable, basta de corromper y de destruir la UNIDAD; porque ahora hay que luchar para hacerse con el poder, y que tiemblen los memócrtas, los banqueros, los liberticidas y los hombres de la neutralidad política de todo tipo, que tiemblen los oenegetas, los extraños y los débiles, porque la bestia rubia despertará en pos de la libertad de los pueblos, de la libertad de individualidades que harán grande la propia identidad colectiva, ¡nuevos tiempos para la raza y la grandeza se avecinan!, aunque tal vez en otro ciclo. Es entonces el poder, no otra cosa, lo que queremos; pero importa el medio, pues para tal fin hay que llegar intachable, no mancillado: no hay que pagar cualquier precio, sino el precio justo. Será un precio elevado, en todo caso. Pero nosotros no somos hombres prácticos, no somos hombres de la bolsa, no nos interesan las fluctuaciones, nos interesa el PUEBLO y nuestros VALORES. No queremos a la democracia, no a esta democracia ficticia, hecha de sufragios, democracia que no significa el poder del y en el pueblo, sino la entrega del pueblo de su propio poder a unos hombres o grupos de hombres que sólo miran por sus intereses o por los propios del partido. Nosotros no necesitamos partidos, nosotros no necesitamos ser políticos (profesionales), nosotros somos guerreros, nosotros somos un movimiento, una espada de luz que se yergue hasta al centro mismo del sol negro, donde todo tiene un orden; nosotros, el pueblo, el poco pueblo que queda, somos el enlace que queda entre el centro y la tierra, somos un rayo, un rayo de voluntad y fuerza, imagen aún viva de nuestros dioses olímpicos.

Lo que en realidad nos molesta a muchos disidentes no es que la masa –pues no llega a sociedad– viva manipulada, sino que no esté manipulada por nosotros. Esta realidad no surge con un ánimo real de querer manipular, no con un ánimo real de no querer que la masa se convierta en una sociedad libre con conciencia plena de sí y para sí, sino ante la asunción realista de que NO TODOS los seres humanos poseen la suficiencia para pensar por sí mismos; surge, igualmente, ante la asimilación de que el hombre ha renunciado a su soberanía Y DE QUE NO TODO HOMBRE ES DE NUESTRO PUEBLO, AUNQUE SEA BLANCO Y NACIDO COMO CONSECUENCIA DE GENERACIONES EN NUESTRA PATRIA. Es así que los pocos hombres libres que existen quieren tomar el control de la manipulación de masas, hoy en manos del NOM –un monstruo sin identidad definida, sin localización concreta, disperso y diverso, multicéfalo y ubicuo que es- Y DE CIENTOS DE TRAIDORES; así que no es real intención de manipulación, sino paradójicamente una manipulación hacia la consciencia, para que los hombres sean más soberanos y respondan a su propia voluntad, defendiendo sólo aquello que les hace ser ellos mismos: la familia, el pueblo, la nación, la raza… ¡para que no respondan a los intereses funestos de unas mentes que nadie sabe cómo se llaman, que nadie sabe dónde están y que bajo el anonimato cobarde es evidente que se manifiestan diariamente decantando los asuntos a su propio capricho! No se le escapa nada, es un poder mundial, un poder totalizador. Hay que hacer surgir del individuo su pueblo, su raíz, hay que hacer de tanto desarraigado que vuelva a echar raíces y podar y segar las malas hierbas.

La resistencia es dolorosa –una resistencia dividida, más preocupada en resistirse los unos a los otros a resistir contra el enemigo mortal de todas las identidades habidas sobre la tierra-; asimismo, las satisfacciones son nimias y escasas, pero aún pensando que la libertad es una contradicción en sí misma –pues a sí misma se imposibilita– siempre es mejor morir y sucumbir como un hombre paradójicamente libre que como un hombre aparentemente libre, es decir, no libre, inconsciente.■

¡VOLUNTAD, DETERMINACIÓN, LUCHA!

14 comentarios:

  1. Creía que no vería nunca a la gente en España criticar la situación.

    No me hace muy feliz precisamente que sean anarquistas y comunistas quienes movilicen a la masa, pero es cuestión de aprovechar esta oportunidad.

    Recordemos lo que decía Ramiro Ledesma, que serían nuestros aliados a la hora de acabar con el liberalismo.

    ResponderEliminar
  2. Pues yo me alegro en parte. Me gusta el talante anticapitalista, el querer cambiar la Ley Electoral, pero no me gusta ese espíritu sesentaiochoesco y hippie que se respira o que se ve en las imágenes. No me gusta ese apestoso ambiente universalista, donde no ondea ninguna bandera española, un movimiento que lleno de eslóganes maníos, empalagosos... me da mucho asco en realidad, pues yo no veo ahí a mi pueblo, sino a un montón de niños y niñas que una vez tengan pan en la boca se callan: el perro tiene hambre y ladra, ya está. Se están desfogando, simplemente. No obstante, me gustaría estar sobre el terreno para ver cómo es la cosa en realidad.

    En todo caso, en ese movimiento es mejor escuchar a las personas una a una, porque la masa se llena de eslóganes universalistas, abstractos y nada concretos, como he dicho antes.

    http://youtu.be/-81i4wlPoqY

    http://youtu.be/8kSr_tiMoWM

    De todas formas, mucho quejarse, ¿pero aportan una solución, aportan un modelo? La indignación no es un modelo, ni siquiera una solución, y cuando intentan ser concretos no dejan de ser menos abstractos. Al menos veo que se quejan, pensaba que este país estaba anestesiado y no sentía ningún dolor, que dejaba que todo sucediera.

    Además, no hay que atacar a la casta política nada más. En esas manifestaciones se ataca a la banca, pero no se le echa la culpa de la situación, sino a los políticos por dejarse llevar por la banca. Es decir, para ellos el problema de fondo es sólo político.

    Hay que atacar a la banca, hay que coger un día y sacar toda la pasta de los bancos y decir todos, en masa, no pagamos más hipoteca. No solamente hay que pedir que se cambia la casta política, no vale con querer cambiar la democracia, hay que destruir la banca, y en esas manifas no he escuchado nada de nacionalización de la banca, de cárcel para los usureros... Un Botín en el 36, en Berlín, habría sido ejecutado.

    Y es que lo del banco es de juzgado de guardia. Si no puedes pagar la hipoteca te quitan la casa y quedas endeudado de por vida, se quedan con todo lo tuyo, hasta con tu alma, tu carne. Esto es muy del Mercader de Venecia, así funcionan los juden.

    Por otro lado no se habla de la inmigración. Hay mucha utopía en ese movimiento, demasiada buena intención y demasiada inconsciencia también. Sin duda veo reflejado a un joven daorino en ese espíritu que se vive, jejeje...

    Ese movimiento veo que tiene mucha mano de izquierda Unidad y del Partido Comunista, más que de los anarquistas.

    ResponderEliminar
  3. También es interesante seguir
    la pista "masónica"...
    y qué decir del librito
    INDIGNAOS! del j*de de 90 años que
    estuvo en la "Resistencia" francesa
    y participó en la Dclaración de Derechos Humanos de la ONU!

    ResponderEliminar
  4. Es complicado entrar en evaluaciones serias aún, dado que nos faltan muchos elementos de juicio necesarios, pero algo se puede ir haciendo.

    Con independencia de si existe un mayor o menor grado de manipulación entre los concentrados (un cierto nivel de manipulación habría que ir dándolo por seguro y las aritméticas electorales señalan todas a un responsable principal de todos conocido) esto sirve, como ya comenté en GNC, de válvula de escape del sistema. Muchas tensiones acumuladas van a encontrar salida en estas concentraciones. Cierta cantidad de gente van a vivir una experiencia "intensa" y a sentir cierta satisfacción en su creencia de estar haciendo algo. Creo que este primer efecto de descomprensión social es poco discutible.

    Se puede intentar un análisis del discurso de los comunicados expelidos por estos grupos. Por regla general y en análisis algo apresurado, veo más de lo mismo. Lo que piden esos comunicados es lo mismo que prometen los programas de los partidos políticos parlamentarios. No observo en esos textos la emergencia de una cosmovisión distinta de la hoy existente y dominante. Bastante demagogia y mucha rabieta, pero poco posicionamiento radicalmente contrario a las bases, no ya económicas, sino también antropológicas y filosóficas que sustentan el régimen infame del 78. Infamia que sucedió a otra infamia, todo hay que decirlo, para no generar dudas irrazonables.

    ResponderEliminar
  5. La movilización del 15 de mayo, tal y como está estructurada, es una bufonada más para que los políticastros se lo pasen en grande. Lo que realmente necesita este país, dado lo jodidísimas que están las cosas, es una REVOLUCIÓN, y la revolución es siempre, repito siempre, un acto violento y cruel, desembarazado de actitudes románticas y heroicas. Estúpidos son todos y cada uno de los que creen que con un movimiento pacífico de pacotilla y guardando las formas, se arreglan las cosas. Estamos muy lejos, culturalmente, de la sociedad que pueda actuar así. Ya lo hicieron los franceses en el 68, pero hay que reconocer que las diferencias intelectuales de aquella sociedad con la nuestra, son abismales, adictos como somos a las “salsas rosas”, al fútbol o a los shows de nuestra apreciada Belén Esteban.

    Manifestar un punto de vista no es suficiente, eso los políticos se lo pasan por el forro de sus santos cojones. Sólo por medio de una HUELGA GENERAL salvaje y fuera de los cauces legales – por tener una trascendencia y repercusión violenta – se acojonaría a la escoria de la casta política de este país como para que empiecen a hacer lo que deben y, sospecho, que no saben: gobernar, pero gobernar con la ley en la mano y que esperen lo peor si esa misma ley es de nuevo violada para sus desmanes. La violencia del chantaje es la única solución, y si a ello se añade alguna agresión que otra a algún político y algo de vandalismo y pimienta contra sedes políticas y bancos estafadores, pues todavía mejor.

    ¡Repito!, habría que tomar, como ejemplo, a nuestros vecinos los franceses, en vez de tanto criticarlos. En Francia ACTÚAN, y no como en España que es un país de charlatanes y de fantoches pusilánimes; mucho bla bla bla, pero no se actúa. Cuando no hace mucho se aprobó en Francia una nueva ley de la educación, con la que el pueblo no estaba de acuerdo, el país entero se paró y todos salieron a la calle hasta que la ley se tiró a la papelera. Pero la manera de ser de los franceses es de una mentalidad que viene de lejos, desde que dijeron basta al sometimiento de una tiránica monarquía y llevando a todos los monarcas a la Bastilla y cortándoles sus reales cabezas. Aquí en cambio varios siglos después aún les pagamos la vida a ese anacronismo sin sentido, les reímos sus gracias y cuando hay una boda real, todos embobaos siguiéndola como si no hubiera otra cosa mejor que hacer. España siempre ha sido un país de peleles aborregados y siempre lo será, a no ser que se lleve a cabo lo que los franceses hicieron hace tantísimo tiempo: UNA VIOLENTA REVOLUCIÓN que nos cure de una vez por todas de los estigmas que padecemos por decreto divino o diabólico.

    ¿He sido demasiado duro?, pues perdón a los oídos sensibles. Ya sé, ya sé que las revoluciones están finiquitadas, que huelen demasiado a barbarismo..., pero ese movimiento del Sol se me antoja demasiado formal, demasiado obediente y demasiado sensible en su esfuerzo por no molestar a los que tienen el poder para que reformen el poder. A pesar de todo y ojalá me equivoque, ha sido como una bocanada de aire fresco, pero me temo que nada más.

    Saludos!!!.

    ResponderEliminar
  6. Román, a mí no me has molestado, has sonado como música de altos kilates. Yo tengo tu misma actitud. La REVOLUCIÓN se hace violentantamente, la revolución no se hace pacificamente, eso es un contrasentido, ni se hace con eslóganes maníos. AL SISTEMA NO SE LE ATACA CON MÁS SISTEMA. Hay que coger la espada y el martillo y dar duro.

    ¡Huelga General! ¡Quema de bancos! ¡Fuera monarquía!

    Pero discrepo en esto sólo porque metes en el saco la heroidicidad, como que hay que desembarazarse de ella:

    “la revolución es siempre, repito siempre, un acto violento y cruel, desembarazado de actitudes románticas y heroicas.”

    Si algo debemos ser es heroicos, para una revolución de verdad son necesarias una mentalidad y una voluntad sobrehumanas.

    Y como dice León Riente, son más de lo mismo, de la misma forma que digo que son el sistema. Esos sesentaiochoescos son decadentes, es una revolución (o antirevolución) de pusilánimes, de rendidos, de niños de porro, calimocho y aborto, de anticristianismo y proislam porque yo lo valgo y soy “tolerante”… A la mierda, ¡la generación más preparada de la historia!, jajajajajaja…

    Además, esos niños y no tan niños están bajo el amparo del PSOE y de IU… ¡a quién quieren engañar! Esto apesta a Rubalcaba, por menos se ha mandado a los antidisturbios a pegar a cuatro chicos con banderas españolas, mandando antes a sus lacayos radicales de la izquierda a reventar el acto.

    Una revolución prosistema que sólo se manifiesta contra los desmanes del sistema no es una revolución, repito. ¡REVOLUCIÓN SOCIAL! SI ¡PERO TAMBIÉN NACIONAL! POR ESPAÑA Y POR LOS ESPAÑOLES, POR LOS EUROPEOS COMO MUCHO, PERO NO POR LA HUMANIDAD NI POR ELEMENTOS NADA CONCRETOS, ABSTRACTOS O AJENOS A LO QUE REALMENTE SOMOS Y REALMENTE NOS REPRESENTA.

    Hasta pronto. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  7. En mi blog ya he escrito sobre lo que hay en Sol. Y puedo asegurar que eso es un circo y no una revolución.

    ResponderEliminar
  8. Estupendos comentarios, os felicito a todos, a Daorino el primero por este estupendo blog. Solamente decir que estoy especialmente de acuerdo con León Riente, quien, como siempre, creo que da una interpretación preclara a lo que sucede. "Válvula de escape del sistema": esa es la jodida clave. Respecto a la violencia, creo que no es el camino, ni siquiera en el terreno de la praxis; sino que hay que aprovechar estas "excursiones por la cuerda floja" a las que se están atreviendo para conseguir una democracia real de verdad.

    Perdonad que reproduzca el contenido de una entrada del blog FUTUROENLIBERTAD, pero creo que expresa justo lo que yo pienso sobre este asunto:

    ResponderEliminar
  9. La SPANISH REVOLUTION, o movimiento 15 de mayo, encierra una serie de mensajes que no pueden pasar inadvertidos.

    Por de pronto, nos topamos con una flagrante contradicción: y es que dicha "revolución" lo es de personas que se dicen estar dentro del sistema, tal como, por ejemplo, han reiterado los "portavoces" de la "acampada" madrileña a medios timoratos del liberalismo más extremo.

    Por otra parte, parece, en principio sospechosa, la supuesta "espontaniedad" del sarao. Todo aparenta estar perfectamente orquestado para que el "picnic" no sea más que una mera "revolución de opereta" en la que tengan participación estelar los personajes mas variopintos de la escena político-teatral controlada por la no menos teatral extrema izquierda, sin que falte ninguno, todos, litrona (o porro, a gusto del consumidor) en ristre, luchando por una "democracia real" mientras los camaradas retozan por el suelo o aporrean sus guitarras. Mientras tanto, los que parecen manejar el cotarro se divierten con el espectáculo y se aseguran de que todo discurra por los cauces planeados, y la verdad, que vista la calidad revolucionaria de los congregados, no lo tienen muy difícil. (...)

    ResponderEliminar
  10. No dudamos que existan muchas personas que, de buena fe, hayan aprovechado la ocasión para hacer oír sus legítimas protestas, y es que la situación de España no es para menos: hay mucha gente (demasiada) que lo pasa muy mal en este sistema, y que lo seguirán pasando igual de mal, gane quien gane las elecciones, puesto que lo que decide la mayoría no siempre (nos atrevemos a decir que rara vez) es lo justo.

    Sin embargo, pensando mal, podría sospecharse que se trata de una maniobra para controlar el "voto de castigo". Si algo pareciera claro antes de las elecciones, es que iba a haber una avalancha de "indignados" que iban a castigar al partido del gobierno cambiando su voto, y es muy posible que, dada la coyuntura, dicho voto de castigo NO fuera a ir a parar a la otra marca electoral principal, esto es, la que se vende como "derecha", por lo que dicho castigo podría acabar, y no es muy ilógico pensarlo, recalando en partidos "fuera de control", "antisistema" o "antiinmigración", y eso como mal menor.

    Si alguien hubiera llegado a dicha conclusión, una de la soluciones que hubiera podido pensar, es la de intentar capitalizar y encauzar ese voto "indignado" a través de las cañerías democráticas, y para eso siempre viene bien acudir a la extrema izquierda o a los sindicatos falderos. Y qué mejor manera que organizar en las diversas capitales del país unos saraos "izquierdo-festivos" en los que la consigna sea anestesiar el descontento a base de cerveza, guitarras y cacerolas, intentando desviarlo hacia marcas electorales de emergencia o directamente hacia el menos problemático voto en blanco (o nulo). De todo menos dejar que la tensión vaya en aumento y los payasos del circo se encuentren las gradas vacías el día de la función y el público en la puerta pidiendo explicaciones.

    ¿Quién está detrás de esta "revolución"? No lo sabemos, ni nos importa. Lo que parece seguro es quién NO está detrás de ella: el pueblo. Y con eso sobra.

    Respecto de los miopes, solo decir que continúan con su miopía y no han sido capaces de aprovechar esta estupenda ocasión para plantar su bandera en medio del espectáculo y capitanear una regeneración política de verdad. Pero, lamentablemente, si algo caracteriza a los partidos (si acaso solo uno) que se dicen representan una disidencia real y ofrecen alternativas a los problemas reales de los ciudadanos, es, además de su escasa financiación (algo inevitable) la lentitud de reflejos (algo imperdonable).

    Y al final, todo ocurrió según lo que podría haber estado previsto: Izquierda Unida, por ejemplo, incrementó considerablemente el número de votos respecto del año 2007 (206.000 votos), mientras el voto en blanco y el voto nulo alcanzaron cotas de récord absoluto en esta democracia (en total 973.518 votos). Sumadas ambas cantidades dan un resultado que se acerca al de la tercera fuerza electoral del país. Solo el voto en blanco, (584.012 votos frente a 427.061 de 2007), supera al resultado obtenido, por ejemplo, por UPYD, (465.125 votos).

    ResponderEliminar
  11. Este es el blog de Liberto, os lo recomiendo a todos:

    http://futuroenlibertad.blogspot.com/2011/05/sobre-el-movimiento-15-de-mayo.html

    (Lo enlazo directamente al artículo)

    Muy bien el análisis.

    Yo creo que la violencia es necesaria cuando lo es. No debe ser gratuita.

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  12. Gracias Daorino.

    Solo una cosa más: No existen revoluciones populares en las que detrás esté el pueblo espontáneamente alzado. No ha ocurrido nunca ni nunca ocurrirá. En esto parece equivocarse el post de FUTUROENLIBERTAD. El pueblo en cuanto tal (Volksgemeinschaft) es incapaz de, él mismo, expresar o articular voluntad política alguna por mucho que se le explote.

    ResponderEliminar
  13. Actualización del blog FUTUROENLIBERTAD sobre este mismo tema:

    Como si fuera un azucarillo, el movimiento de los campings urbanos se diluye en la vorágine política, pues según se informaba ayer, los que controlan la fiesta han decidido el desmontaje y abandono "paulatino" del escenario.

    Parte de la sociedad española, paciente y crédula hasta la extenuación, debe sacudir la cabeza y despertar de los sueños revolucionarios, puesto que la mayoría de quienes la componen seguirán siendo, parece ser que durante mucho tiempo más, desempleados, precarios, explotados, hipotecados, embargados, sintecho... en definitiva, los "parias de la libertad".

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.