7 de octubre de 2011

EL RACISMO Y LA INTOLERANCIA DEL MARXISMO CULTURAL (2/2)

CONTRA EL RACISMO Y LA MORAL DE LOS PROGRES

Son tiempos difíciles,
pero paradójicamente divertidos.

Todo el mundo habla de razas excepto cuando no quiere que le llamen racista. Hay que mantenerse firme y hablar de razas, incluso cuando moleste. Es más, las razas existen siempre y cuando nadie defienda la suya (siendo blanco), porque entonces te salen con miles de artimañas argumentativas para escudarse o defenderse de lo que consideran un ataque racista verbal. Si un negro defiende su raza todo aquel que no ponga buena cara se verá envuelto en un auténtico ambiente de exclusión, pues negarle la identidad a ese negro sería un acto de racismo. Y es que a todas horas se habla de razas para diferenciar al negro, al chino, etc. (paradojas de la vida cotidiana), sin embargo al blanco le dicen que las razas no existen. Dicho todo esto hay que destacar que la psicología del marxista cultura es altamente contradictoria, refutándose ellos mismos, siendo muy complicado hacer una crítica global a este tipo de sacerdote que va del dogmatismo al relativismo, de un argumento a su contradicción, con suma facilidad.

En este nuevo mundo de lo cultural, "donde sólo existe lo cultural para hacer una valoración de la realidad, de la sociedad...", que nada tiene que ver con lo biológico -según los marxistas culturales- no sólo no tiene valor el sexo, sino tampoco la raza. Es decir, el marxista cultural, en su nuevo dualismo, lamenta que lo biológico sea una imposición, algo 'inmodificable', pero a la vez celebra que dicha realidad para nada afecte al ser social (algo muy cristiano, por otro lado, ¡ese odio al cuerpo!, a lo físico, a lo natural... ¡pero el marxista cultural a la vez te emputece... para joder el cuerpo!); por lo cual, y partiendo de que todos son iguales, se trate de mujeres y de hombres, de chinos, de negros, de indios o de blancos, el marxista cultural nos quiere convertir en seres sin biología o ajenos a ella donde el determinismo biológico no tenga sus efectos "en la teoría", y sólo en la teoría, pues la realidad se muestra exquisitamente evidente, afortunadamente evidente, totalmente irrefutable. Entonces, para los marxistas culturales, un negro y un blanco no son un negro y un blanco, sino dos "personas iguales", dos personas culturalmente diferentes (por imposición) que deberán evolucionar hacia la cultura global que constituirá el "Hombre Nuevo". Y la cosa no acaba ahí, son meras personas culturales con (pero sin) sexo, con (pero sin) raza, con (pero sin) nada, SÓLO CON ROLES OPCIONALES. Para estos el roll de madre puede hacerlo un hombre, así que ¿nos convencerán de que podemos hacer el rol de negro, es decir, ser étnicamente negros? ¿Convencerán a los negros de que podrán ser étnicamente blancos y componer obras como las de Mozart y menos hip hop? Por lo tanto, si la sexualidad es inmodificable pero la feminidad y la masculinidad son opcionales, imposiciones sociales, ¿nos convencerán de que la raza es inmodificable (siempre que no la nieguen de primeras) pero que la etnia es una imposición social que surge por unas diferenciaciones artificiales generadas por grupos de hombres y no por la biología? ¿Diferencias que surgen de la irracionalidad de un grupo de personas que no han sabido ver lo iguales que son a cualquier homínido?

La raza es un concepto biológico y como tal es desechable, no interesa, no importa... al ingeniero social; al corruptor moderno sólo le interesa cargarse lo biológico, pues este no debe jugar un papel en lo cultural ni en la propia vida. Debemos mantenernos firmes y reafirmar nuestra esencia natural, porque si no viviremos en un mundo fantasmagórico, hecho sólo de ideas, de razón "sin sentidos", con razón procesada con el cerebro y no sentida desde el mundo. El marxista cultural va en contra de la vida, pues no es un hombre de este mundo, de lo real, sino de otra parte, del mundo de las ideas.

Y ahora pasemos a analizar tres esquemas que explican todo esto.


El primero de los esquemas es el de "sexo y género", que ya conocemos por una publicación anterior en este blog:


Para el análisis de los siguientes esquemas he hecho una serie de cambios en el anterior para explicar dos posibles mentalidades que puede tener el marxista cultural, pues marxistas culturales hay de tantos tipos como matices pueden ellos mismos darle a sus ideas. Pero hablamos siempre de matices rocambolescos, con apariencia de verosimilitud, que surgen más de la fantasía de la razón, que de la propia realidad. El progre es el único capaz de sostener a la vez que todos somos iguales. que a la vez diferentes, que las razas no existen y que existe la raza humana, lo cual le convierte en una alimaña bastante compleja.

El esquema número dos establece la lógica menos paranoica del marxismo cultural, ya que relativiza la raza sin negar su evidencia. En este esquema el hombre es tratado como un ser social, como he repetido hasta el hartazgo, dándole al papel biológico una importancia insignificante, como si lo biológico no determinara ciertas actitudes, como si lo biológico no determinara la inteligencia, la fuerza, ¡la cultura!, etc., como si lo biológico simplemente diera lugar a variantes de fenotipo, siendo lo de dentro "lo mismo" (esto no lo dice el esquema pero se deduce ateniéndonos a la lógica del primero de los esquemas). Lo que importa es la persona, y la persona no es un concepto biológico, sino moral. El hombre es persona, puede serlo, pero ante todo es hombre (género HOMO), es decir, 'animal'. ¡Qué manía en aislar al hombre del reino animal!

Obviamente, lo biológico no determina la cultura de forma absoluta, pues el medio es un factor de influencia importante.

He de señalar que el tipo de marxista cultural especificado en el esquema número dos también puede aseverar, al no ser un negacionista de la raza, que la única raza existente es la humana, cambiando el lado izquierdo del esquema:

RAZA
ES BIOLÓGICO
SE TRANSMITE GENÉTICAMENTE
NO ESTABLECE NINGUNA DIFERENCIA REAL
ENTRE GRUPOS HUMANOS
NO ES EL ORIGEN DE LA DIFERENCIA
ES INMODIFICABLE

El esquema número tres es más delirante, y es a su vez el más extendido, pudiéndose resumir en una sentencia: las razas no existen. Bajo esta lógica el hombre no tiene una dimensión biológica, siendo el único ser sobre la tierra que no la tiene. Quien sostiene tamaña estupidez sólo basa sus conjeturas en un absoluto: el hombre es un ser determinado socialmente, es un ser moral. Para este un negro puede ser étnicamente un latino o un nórdico. 'Qué más da si lo que determinará tu etnia será si te adaptas o no a un tipo de determinación social', piensa este tipo de marxista cultural. La etnia es, de esta forma, y como lo son lo femenino y lo masculino, un rol social. Mañana podremos ser esquimales si queremos, o de los Bakongo. En el mundo globalizado todo será posible y cada uno no será lo que es, que es lo que debemos descubrir, sino lo que quiera ser. Y aquí podríamos derivar hacia el problema filosófico de la libertad... ese otro dogma marxista cultural cuando tal concepto es tratado con esa ideología que sólo lleva a una parte: al desarraigo.■


Vídeos sobre RACISMO LEGAL:
- Un racismo legal - Del silencio mediático a la manipulación periodística
- Racismo Anti Blanco Agresion por parte de 5 moros de mierda en un cercanias de Madrid

Enlaces:
- Artículos publicados en El Mundo de Daorino con etiqueta "Sobre las Razas"
- Artículos publicados en El Mundo de Daorino con etiqueta "Marxismo Cultural"

10 comentarios:

  1. Quizá lo más sorprendente de todo sea la autoridad moral que se dan a sí mismos los marxistas culturales. Y ya no entremos en el terreno sociológico, con su defensa de la "libertad de expresión" pero rápida censura con los que no piensan como ellos.

    ResponderEliminar
  2. El marxista aborrece, abomina de toda reivindicación que gente de raza blanca haga de su condición racial, a la vez que celebra la reinvidicación racial del indio americano (indigenismo) o la del negro, sea norteamericano o africano. Con esto demuestran los marxistas, una vez más, su doble vara de medir y su racismo anti-blanco pues, si la primera cosa, según ellos, es racismo y por tanto condenable, ¿por qué no lo son la segunda y la tercera cosa?

    Hay que entender que cuando el marxista, ese resentido social, ese endófobo, dice que las razas no existen, lo que realmente quiere decir es que la raza blanca no debería existir.

    ResponderEliminar
  3. Hola Daorino

    Una magnífica entrada. Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices, todo esto es consecuencia de las teorías de Adorno y Horkheimer, ambos de la Escuela de Frankfurt, expresadas en su libro Dialéctica de la ilustración, en el que intentan terminar con la razón, con el iluminismo, con la ilustración que había regido Occidente.

    De esta cloaca cultural a la que nos han empujado sólo saldremos si los científicos reunen el valor suficiente para destruir los fundamentos de la modernidad y se atreven sin tapujos a hablar de la desigualdad del hombre sin miedo a los nuevos dogmas.

    ResponderEliminar
  4. Creo qu fue Alaen de Benoist quien tuvo la ocurrencia de querer cambiar el significado de la palabra "racista", palabra que, por cierto han inventado los enemigos de la raza blanca.
    Yo opino que si "nacionalista" es quien defiende la Nación; "racista" es quien defiende su raza. Por supuesto los enemigos de la raza blanca han invertido el sentido de la palabra y quieren significar que "racista" es quien desprecia a otras razas...
    Entones, astutamente, Alain de Benoist quiso conservar ese sentido negativo de la palabra "racista" pero aplicándola a los enemigos de cualquier raza, incluida la blanca, es decir a quienes promueven el mestizaje...
    Opino que frente a la propaganda imperante su intento no ha prosperado...
    Quienes controlan e imponen el lenguaje político usan palabras absurdas y además corrompen el idioma. Así, dicen "sexista", dandole un significado discriminador (en sentido propio sexista seria quien entiende de sexo). Hay que decir que en alemán los NS nunca emplearon las palabras "racista" ni "racismo" con el significado que hoy le dan los manipuladores del lenguaje. En Alemania se hablaba -creo- de "racialismo" y de "higiene racial"... Amar a la propia patria o raza no obliga a odiar a otras..
    En resumen, opino que es confuso y peligrodso usar la terminologia del enemigo... aunque sea dándole otro significado.

    ResponderEliminar
  5. En efecto usar el lenguaje del enemigo no es una buena táctica, porque es un lenguaje creado a medida para sus fines y además es el enemigo quien posee los medios de manipulación de la opinión.

    Aquí como habéis comentado hay por lo menos dos líneas: una es el odio hacia la raza blanca y la tradición europea, la otra es el igualitarismo que en su núcleo profundo es odio a las diferencias, de todo tipo: raciales, culturales, sexuales...en mi opinión ambas líneas están presentes y operantes en los fenómenos que estamos viviendo.

    ResponderEliminar
  6. Yo no uso el lenguaje del enemigo, sino que es el enemigo quien hace un mal uso del lenguaje. ¿Desde cuándo los conceptos tienen propiedad? Simplemente hago saber al enemigo que el significado que ellos le dan a esas palabras que utilizan es lo que ellos son en realidad. Ellos se retratan a sí mismos y cada vez que ellos llaman racista a alguien lo que hacen en realidad es confesarse. Ellos son todo lo que odian y yo, hablando al enemigo, con sus conceptos les demuestro que son eso mismo que ellos quieren decir, ¡¡¡ellos son todo lo que ellos odian!!!

    Yo intento dar a los conceptos un significado real también.

    En definitiva, el método es el siguiente.

    Una palabra significa A, pero para ellos significa B. Como si decimos que 2+2=4 pero a ellos se les empeña que 2+2=5. Así que cojo el significado B y les digo que ellos representan ese significado B, y no aquel que usa la palabra que significa A.

    ResponderEliminar
  7. Muy buen artículo. Felicitaciónes DAORINO.
    Bien, yo creo que la cosa es asi, tomándo un ejemplo; el pensamiento inconciente, es ambivalente, no separa lo lindo de lo feo, o lo bueno de lo malo, o sea no discrimina, es el pensamiento conciente, el que separa en polaridades casi absolutas, lo que es bueno de lo que es malo, y lo que es lindo de lo que es feo, y esta "discriminación" esta autocondicionada por el ego.

    Discriminar es esto: "No es lo mismo Ford, que Chebrolet, que Fiat, que Peugeot (...) no el lo mismo Cabernet Sauviñon, que Merlot, que bonarda, etc... no es lo mismo la cerveza Quilmes, que Brhama, que Warfteiner, que Pilsen, que Shneider, etc"

    O sea que "discriminar" es seleccionar entre cosas diferentes, pero cuándo la palabra "discriminación" toma la connotación negativa que hoy se le da, entonces discriminar esta mal, por ejemplo: "No me discriminen porque soy negro, o judio" y lo mismo ocurre con la palabra "racismo" dado que racismo, viene de raza, y existen distintas, y diferentes razas, pues las razas "si existen" al contrario de lo que predica Levi-Strauss, que era judío-sionista, "las razas si existen."

    Cuándo a la palabra "racismo" se le da, o adquiere en una cultura, la connotación negativa que hoy se le da entonces "todos los blancos, como tu y yo, somos racistas"...
    Pero no es racista un judio, que no permite que sus hijas entreguen el bientre.
    Lo más sagrado que tiene un hombre, es la raza y el alma, son dos cosas indisolubles. Si ser racista es defender los derechos del hombre blanco, me considero racista, ahora si ser racista es, matar negros, o amarillos, o judios, o cobrizos, entonces yo no soy racista. Debemos respetar toda forma de vida por pequeña que sea.

    En otro marco, el Ku Kux Klan, es una creación, "xenofoba" de los sionistas judíos, y sus aliados masones, como vengo incistiendo hace rato...

    Imaginense, si traeríamos a un oso polar, un canguro de Australia, una hyenna del Africa, y una llama de los Andes... ¿?
    No es lo mismo uno que otro, cada uno de ellos se acostumbra a vivir en su medio, "no son iguales"... ¿Creeis que podrán vivir juntos, y ser felizes?... Pués no, ¡¡jamas!!
    Y, asi ocurre con los seres humanos, existen diferentes tipos de razas.

    Lo que pasa es que en este mundo de lo "politicamente correcto" hay una gran tendencia a relativizarlo todo, y una gran campaña de mestización, por parte de quienes manejan el tablero de la geopolitica internacional.
    Gracias...
    Pablo Gómez

    ResponderEliminar
  8. Con la palabra "fascista" existe otra manipulación... Hace dias se enfrentaron en la calle manifestantes de PXC (éstos en contra de la invasión de inmigrantes) y otros, extremistas favorables a la inmigración (los que, como los "indignados" dicen que nadie es "ilegal"...!). Los segundos insultaron a los primeros llamándoles "fascistas"... pero los segundos cometieron el error de devolverles el presunto "insulto" afiremando que los fascistas eran ellos...
    Como puede observarse, en cualquier caso, lo que queda claro es ambas partes comparten el mismo significado de la citada palabra.
    Con el término "racista" ocurre lo mismo: Si alguien afirma que los "antifascistas" que piden en sus pancartas una Europa "mestiza" o "sin fronteras" son realmente "racistas" porque destruyen todas las identidades raciales y especialmente la blanca... lo único que consigue es dar carta de naturaleza a una palabra que en el 99% de las veces se usa contra los nosotros los blancos. En mi opinión, si se quiere denunciar el maltratro u odio contra otras razas humanas, a eso podría llamçarsele "odio racial" o quizás
    "xenofobia"... A este respecto debemos observar que en la prensa se usan palabras como "islamofobia", nunca "cristofobia"; "xenofobia" pero nunca "eurofobia" ó "albofobia" o "hispanofobia". Se usa "homofobia" cuyo significado absurdo es "odio a lo igual" pero nunca se habla de "varonfobia" u odio a los padres de familia... Las "feministas radicales" hablan con odio contra la "familia patriarcal"... (¿Por qué nadie se atreve a defender a los patriarcas?). Es más... Incluso las víctimas del "feminismo" usan el mismo lenguaje de los Inventores de la Ideologia de Género: Hace día vi una pintada que decia STOP AL FEMINAZISMO...
    Poco después aparecieron tachadas (por mano feminista") sólo las cuatro letras de FEMI de modo que resultó una pintada que decia
    STOP AL NAZISMO

    ResponderEliminar
  9. yo soy marxista y no soy ni racista ni antirracista.
    Creo que esto no tiene nada que ver con las razas, simplemente no es de recibo que 5 millones de inmigrantes sean arrojados a un pais para bajar los salarios y desorganizar más a la clase obrera es de logica.
    realmente la izquierda antirracista no tiene nada de marxista más bien o son progres pequeñoburgueses de ideologia socialdemocrata o jovenes sin formación con un enemigo a batir( el peligroso nazi-fascista).
    y mientras los empresarios liberales a hacer caja...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El marxismo cultural ha sido una herramienta del marxismo contra Europa. No es marxismo el marxismo cultural, claro que no.

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.