1 de julio de 2012

QUÉ ES EL LIBREPENSAMIENTO REVOLUCIONARIO

Hombres como nosotros,
que ganan victorias de las que está ausente la gloria,
que sufren derrotas que nada pueden contra ellos,
hombres así, son verdaderamente los precursores de los tiempos futuros. 

INICIO

Vuelvo con un nuevo proyecto. Dicho espacio comenzará sus publicaciones periódicas en septiembre. Este texto sólo es una presentación que pretende aclarar un aspecto personal y qué significa este blog, definiendo el librepensamiento revolucionario.

Primeramente tengo que destacar que es la apertura de este espacio el único motivo que precipitó la clausura de El Mundo de Daorino. Me apasiona escribir y no pienso dejar de hacerlo. Tampoco voy a rendirme ni a dejar de luchar por mis ideales.

Desde la clausura de dicho espacio, y no digamos durante el transcurso de casi seis años en los que estuvo operativo, he leído muchos comentarios y acusaciones acerca de mi persona. Se ha hablado y especulado muy gratuitamente sobre mí. No obstante, algunos de los comentarios que he podido leer han tenido valor y la mayoría de las acusaciones, por no decir todas, han gozado de un denominador común: el anonimato y la cobardía. Pues bien, si una crítica es constructiva, ¿cómo iba yo a desdeñarla, aunque fuera negativa en el sentido de que habla de mis errores y fallos? Pero muchos de los comentarios vertidos nunca fueron críticas, sino mentiras, insultos y calumnias, puede que incluso amenazas públicas. Desde ciertos espacios parece que hay hasta una campaña contra mí, o como mínimo una extraña obsesión que roza lo patológico hacia mi persona. Por mi parte no merecen respuesta, de mí no la van a tener, pues poco valor tienen aquellos o aquel que no es capaz de enfrentarse a mí cara a cara y decirme las cosas de verdad: no puedo considerar rivales o enemigos a gentes despreciables, a gentes carentes de dignidad. Y es que jamás me rebajaré a entrar en una conversación barriobajera con anónimos u otros que carecen de honor y nobleza en este medio, Internet. Ni en Internet ni en ningún otro lugar. Y si lo he hecho en el pasado ha sido por inexperiencia y por ingenuidad, la mayoría de las veces por impulsividad. Después de todo lo que me ha aportado El Mundo de Daorino, de todo lo que me ha enseñado y todo lo que me ha hecho madurar y evolucionar, no pienso volver a caer en los mismos errores.

¿QUÉ ES EL LIBREPENSAMIENTO REVOLUCIONARIO?

Dibujo de Franz Kafka
La libertad es una eterna paradoja: a la vez es y no es. Es que no hay libertad más allá de la libertad. La libertad como tal no existe y a la vez lo abarca todo aunque sea como un fantasma. Si existiera como un absoluto el mundo no se sostendría de ninguna forma: por un lado todo debería estar quieto, como interrumpido, al no existir las decisiones, ni las acciones, ya que éstas te obligan a un compromiso y a una responsabilidad; por otro es muy probable que hubiera un absoluto caos, pues todo el mundo haría lo que quisiera sin ser responsable de lo que hace. Pero es que encima la ausencia de libertad no garantizaría que esos dos supuestos no se dieran. Es entonces el compromiso, y no la libertad, lo que hace del mundo un algo posible, vivible y a la vez, paradójicamente, libre. Pero libre parcialmente, pues un trozo de libertad no es toda la libertad, y nadie puede conseguir toda la libertad. Pero un compromiso si puede ser pleno, pues para ello se requiere de un acto libre: renunciar a la libertad. Ser libre es participar de su inexistencia. La libertad es un algo ilusorio entonces, la más bella de las fantasías, pues al final prevalece el compromiso.

El librepensamiento fue uno de los ejes principales de El Mundo de Daorino y lo seguirá siendo en este nuevo proyecto. El librepensador es un ser cuya libertad de pensar no viene impuesta por nadie. No necesita la democracia ni sistemas libertarios para pensar libremente. Pensar libremente es una actitud que el propio sujeto adopta por sí mismo, una actitud desafiante que no es gracias al derecho, sino propiciado imperativamente por su propia capacidad. Por ello, en su día, definí el librepensamiento de esta forma: "pensar sin miedo con toda la libertad que sólo uno es capaz de darse". Y esa libertad no te la quitan unas cadenas, ni unas rejas, ni la censura dictatorial, ya sea la dictadura de carácter democrático, fascista u otro signo. Esa libertad sólo te la puede quitar el miedo, el miedo a tus enemigos, el miedo a perderlo todo. Ser libre o no es una decisión que sólo tú puedes tomar, y una vez tomada verás que no hay libertad, pues habrás adoptado el mayor de los compromisos contigo mismo.

¿Y por qué revolucionario? Porque persigo la trasformación radical de la sociedad, por muy idílico y utópico que suene. Persigo la transformación de la masa informe en personas soberanas. La transformación social radical es convertir una masa aborregada en personas que individualmente tengan un criterio propio. Es decir, hacer del librepensamiento una costumbre. Esto conlleva un serio esfuerzo metapolítico. No obstante, bien sé que tal cosa es imposible en el panorama actual, mas observando cómo devienen los acontecimientos y la naturaleza de los esclavos que obedecen a los amos de nuestra democracia y sistema plutocrático. Por ello, tal consumación sólo está al alcance de un puñado de individuos.

He de remarcar que el librepensamiento no es propiedad de nadie. Librepensadores no son sólo los nacional revolucionarios, o los ateos, o los liberales... Ser librepensador no es una etiqueta que pertenezca a un grupo concreto, ¡no es una etiqueta!, sino una actitud. Y subrayemos lo de actitud, por lo que a nadie le es lícito ir de librepensador, o lo es o no lo es.

Parto de la idea de que una sociedad de individuos soberanos será constituyente de un pueblo soberano. Idea rebatible y matizable, al ser consciente yo mismo de lo que supondría tal hecho y lo cerca que está el «ser» soberano con el pensar sólo en sí mismo, adquiriendo el compromiso con todo aquello que es perteneciente al propio yo y nada más, y despojándose soberanamente de toda responsabilidad de las consecuencias que sus acciones pudieran tener sobre los demás, sobre todo si éstas son perniciosas.■

4 comentarios:

  1. Estimado DAORINO. ¡¡¡Gracias por volver!!! Seguire tu blogg, no dejes de comunicarte.
    Muy interesante lo del librepensamiento. Y...
    GRACIAS POR ESTAR.

    ResponderEliminar
  2. Amigo Daorino, me alegra comprobar que continuas en la brecha, aunque creo que todos los que hemos seguido tu trayectoria estabamos seguros de que así sería.

    Sin duda los censores que clausuraron tu antiguo blog desconocen de qué materia están hechos los hombres como tú.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Hoy librepensadores hay pocos, y revolucionarios menos. Librepensadores y revolucionarios, las dos cosas a la vez, son toda una excepción.

    El que te conoce sabe que tú eres una de esas excepciones. Celebro estos nuevos proyectos que nos traes, alegría para muchos y tormento para otros muchos también.

    ResponderEliminar
  4. Hola Daorino

    Me alegro de que vuelvas a dar guerra.

    Buen trabajo y te deseo lo mejor en este nuevo proyecto.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.