7 de septiembre de 2012

LA METAPOLÍTICA


Manifiesto: la Nueva Derecha del año 2000 
Alain de Benoist y Charles Champetier

«La metapolítica no es otra manera de hacer política. No es en absoluto una "estrategia" que tratara de imponer una hegemonía intelectual; tampoco pretende descalificar a otras posiciones o actitudes posibles. Sencillamente, la metapolítica reposa sobre la constatación de que las ideas juegan un papel fundamental en las conciencias colectivas y, de forma más general, en toda la historia humana. Heráclito, Aristóteles, Agustín, Tomás de Aquino, René Descartes, Immanuel Kant, Adam Smith o Karl Marx provocaron en su día, con sus obras, revoluciones decisivas cuyo efecto aún se percibe. Es verdad que la historia es resultado de la voluntad y de la acción de los hombres, pero tal voluntad y tal acción se ejercitan siempre en el marco de un cierto número de convicciones, creencias y representaciones que les confieren un sentido y las orientan. La ambición de la Nueva Derecha es contribuir a la renovación de esas representaciones sociales-históricas.»


Un movimiento por encima de la derecha y de la izquierda, lo cual no quiere decir ser trasversal; concepto el de trasversal que en la práctica debe ser entendido no como algo por encima del estándar políticamente correcto, sino estar precisamente en él, sólo que desde la izquierda a la derecha, abarcándolo todo; y puede que hasta sólo la izquierda. Pero la metapolítica no debe preocuparse de ese problema de la derecha y de la izquierda, que no es más que el orden de cosas que ha impuesto the establishment para dar una apariencia (o verosimilitud) de oposición dentro de la esfera parlamentaria y "democrática" que nos seduce con su incuestionable libertad. No digo que exista libertad, sino que esa supuesta libertad no se puede cuestionar; o sí se puede, yo soy un ejemplo de que tal poder existe, pero no sin ser objeto de ataques de los sumidos en un discurso que debe ser superado. Y nosotros hemos de ayudar a que tal pensamiento sea superado. ¿Vamos a tener miedo de insultos y de amenazas? No, por supuesto que no. 

Retomando las preocupaciones de la metapolítica, he de subrayar que tal des-preocupación por la derecha y por la izquierda no debe ser un problema extremadamente serio en el seno metapolítico (que no es un terreno de militancia por el poder), lo cual no debe entenderse como una negación de esa realidad; lo que ocurre es que la política no es el fin de la metapolítica: la metapolítica es el medio para todo cambio del que ha de servirse la política, cambio que ha de guiarse por parámetros ajenos a las realidades perdurables a día de hoy en la división política. Sin embargo, sí es preocupación la política en un terreno conceptual y por ello izquierda y derecha, o el  socialismo, o el nazismo, o el liberalismo, etc., son sólo objetos de estudio y de análisis.

En definitiva, el objeto de la metapolítica no es la política, o, mejor dicho, su objetivo no es hacer política; si acaso establecer los principios que ha de regir (a) la política. Es un más allá de la misma, es generar un impacto cultural en la sociedad, un movimiento que debe ayudar a la sociedad y al propio individuo reencontrarse con sus orígenes, pero no sólo con sus orígenes, pues sin renunciar a la autenticidad (a lo que somos, a lo que hace que seamos y a lo que puede ayudarnos a ser mejores sin dejar de ser nosotros mismos) debe ser detonante de una nueva revolución, motivada por la voluntad de hombres que sepan constatar las realidades presentes y generando a su vez una nueva sensibilidad, una nueva vía de desarrollo de las ideas y de interpretación del mundo. De esta forma, la metapolítica la entiendo como un movimiento con una clara puesta de miras en el futuro, pero sin olvidar el pasado y con los pies en el presente; movimiento en clara oposición al marxismo cultural, ideología ésta que pretende dinamitar todo aquello que hace a los países de idiosincrasia europea ser lo que son.

Obviamente el marxismo cultural es en su modo de operar una especie de metapolítica. Ciertamente lo es, lo es si nos atenemos a que quiere influir en la mentalidad de las personas, en la forma que éstas tienen de percibir y de ver el mundo. Y obviamente en tal labor juegan a su favor los medios de comunicación, desde los estudios de cine hasta los noticieros y programas de sobremesa. Y obviamente, y ya acabo con las obviedades (aunque existen muchas más), van ganando esta batalla cultural. Pero la metapolítica de la que yo hablo no es marxista cultural, es puramente metapolítica, pretende crear, regenerar, revolucionar, defender la autenticidad de las cosas; no pretende, por otra parte, establecer una verdad absoluta, ni crear una verdad, simplemente acercarse a ella. Por lo que yo no hablo de influir realmente (es decir, en este caso influir no connotaría manipulación), sino de ofrecer a las personas una herramienta que les ayude a "darse cuenta", a ser más conscientes y retomar la autenticidad de las cosas: reconstruir nuestra propia identidad, a día de hoy medio en ruinas gracias al afanoso trabajo de los ingenieros sociales marxiano culturales y más de dos mil años de judeocristianismo.

Así es como yo entiendo la metapolítica. Sé que existen varias acepciones y en los enlaces de interés que pongo más abajo podréis encontrar mucha información al respecto. No obstante, aquí queda mi propia apreciación del asunto tratado.■ 


Enlaces de interés: 
- ¿Qué es la metapolítca?
- Metapolítica
- Metapolítica (en Metapedia)

1 comentario:

  1. Entiendo que la metapolítica establece el marco de ideas, valores, principios, etc. en el que tiene lugar la política, pero no sólo la política.

    A la Nueva Derecha se le acusó, no sin cierto fundamento siempre que se omita al carácter acusativo y se suprima por uno descriptivo, de practicar un gramscianismo de derecha. No me parece una mala descripción de lo que trataron de hacer. Al fin y al cabo fue Gramsci uno de los primeros en plantear conscientemente la importancia capital del marco cultural en el que tiene lugar la política.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.