28 de noviembre de 2012

LO HUMANO EN SU DIMENSIÓN MORAL

La moral de esclavos debe ser superada


La mano del piadoso nos quita siempre honor;
mas nunca ofende al darnos su mano el lidiador.
Virtud es fortaleza, ser bueno es ser valiente;
escudo, espada y maza llevar bajo la frente;
porque el valor honrado de todas armas viste:
no sólo para, hiere, y más que aguarda, embiste.
Que la piqueta arruine, y el látigo flagele;
la fragua ablande el hierro, la lima pula y gaste,
y que el buril burile, y que el cincel cincele,
la espada punce y hienda y el gran martillo aplaste. 


Poco importa lo que creas bueno o malo, justo o injusto; poco importa tu moral o la de tu vecino. Sólo importa quien tiene la fuerza para imponer su moral, sólo importa quien tiene la fuerza para imponer su política. Por ello la lucha es una condición indispensable para prevalecer o simplemente sobrevivir. "Humano eres si obedeces al que se impone, bestia si desobedeces", dice el hombre de la superioridad moral, embajador del bien y del mal, el que dice lo que está bien y lo que está mal.

La humanidad es un concepto biológico. No debería ser otra cosa. No obstante se le ha otorgado, mediante particular idealismo, una faceta que tiene que ver con lo moral y por lo tanto ha de asumirse, aunque sólo como concepto... para dilapidarlo. Existen hombres humanos, muy humanos, y otros... inhumanos. Desconozco cómo se concibe la idea de alguien que pueda ser hombre y a la vez inhumano y desconozco cómo de repente los hay humanos e inhumanos. Desde luego existen aquellos que son capaces de concebirlo. Lo conciben mediante una visión que alcanza lo patológico: aquello que no se rige bajo los preceptos morales que yo sigo, que son la bondad absoluta, son elementos más semejantes a las bestias, elementos sin alma, elementos sin ningún tipo de humanidad y todas aquellas cualidades propias de los hombres, humanos enfocados hacia el Bien. Esta idea es en sí misma criminal, pues es más fácil matar a una bestia que a una persona. Cuando se concibe una realidad así las carnicerías sólo necesitan un empujón para generarse.

Las matanzas morales adquieren dimensiones grotescas en la historia, son repugnantemente bellas pues el sinsentido de las acciones criminales esconde algo artístico, por caprichoso, por inmensamente aciago, por inevitable aveces y porque en ocasiones así debe ser, porque así está mandado, al no haber alternativa para dirimir las diferencias. Y no denoten en mi cierto grado de morbosidad o de contumelia infligida, pero es que no dejo de entrever en la tragedia una obra de arte sobre aquel aspecto más oscuro de lo humano, aunque también de lo más luminoso. El hacer del hombre es el arte de la historia, y en ese hacer se ha mascado siempre la tragedia: ¿acaso no es la sangre cayendo a borbotones, el crujir de los huesos y las vísceras desparramadas en el campo de batalla el hilo conductor de nuestra vida y de todo arte? ¿No es acaso todo lo que sea paz, arte aséptico o utopismo una reacción al hilo esencial, una visión poco realista de lo humano? El dramatismo de la historia es una hermosa obra de arte, la mayor obra que en ningún teatro ha podido imitarse, pues tal es su dificultad. El planeta Tierra, escenario de nuestras tropelías, matanzas y hecatombes, también el escenario de héroes, de amoríos y de esperanzas, un planeta perdido en un lugar remoto del universo, dibujando un espantoso espectro, como el hipnotizante zumbido del fuego. ¡La democracia y la corrección políticas han acabado con todo ese hacer de grandes hombres que hacían de sus decisiones, de sus acciones y de las consecuencia de éstas una obra de arte! La política ha perdido todo su colorido, la historia se ha vuelto aburrida, ¡es hora de que surja alguien capaz de ser protagonista de los sucesos, de generar grandes cambios y de agitar el tiempo, alguien capaz de hacer de su vida un arte y de la historia el nuestro! La Gran Política se echa de menos... Y lo echo de menos por ausente, no por nostalgia. Nuestro presente necesita de grandeza, tanta mediocridad harta.

El día que se comprenda de una vez que aquello que llaman inhumanidad, refiriéndose a algo que carece de las cualidades bondadosas del hombre, el día que aquello que llaman inhumanidad sea eliminado semánticamente como una actitud fuera de lo humano, cuando se entienda que es precisamente lo inhumano una enunciación esencialmente humana por excelencia, la moral caerá hecha añicos, como un cristal se hace añicos contra una roca, y por ende todos estarán preparados para entender completamente la dimensión humana de la persona, en un sentido biológico y psicológico, alcanzando la dimensión moral de lo humano, si ha de tenerlo, otro cariz; un cariz más amoral, entendiendo el hacer humano de una forma ajena al bien y al mal.

Y es que no creo en hombres malos ni en hombres buenos, sólo en hombres que actúan según sus preceptos o los de otros, o bajo su capricho: capricho del que luego se sienten culpables, por esa imposición de lo moral y de una sola forma de lo humano. Digamos que creo en hombres que hacen en cualquier momento lo que creen que es lo correcto, o lo necesario, o lo que tenían que hacer. Y es que si moral ha de haber, hemos de tener en cuenta que nuestra moral es nuestra propia conducta, nuestro propio hacer, y entonces la dimensión moral alcanzará su grado originario: el de costumbre. Y entonces la bondad alcanzará otro valor, el de la acción, el de la estética y el de la expresión de lo bello, habiendo ya no hombres encumbrados en la bondad o en la maldad por servir ciertos preceptos o por propio endiosamiento, sino hombres y mujeres naturalmente diferenciados entre el bien y el mal por su propio hacer, por su propia costumbre, y no por imperativo moral.

Así entiendo yo una mirada más allá del bien y del mal, así observo ese laberinto semántico, que tanto enloquece a los hombres, que tantos monstruos internos ha generado, penetrando y corrompiendo la conciencia humana. Así dilapido yo esa concepción de lo moral que tanto daño ha penado, hace y seguirá penando, en pos de mantener a los hombres divididos entre el bien y el mal, una moral que no se genera en el propio hacer humanos, sino que manda al hombre como afrontar su propio hacer.

10 comentarios:

  1. Impresionante texto y no menos impresionante ajuste de cuentas con la moral.

    Te dejo una citas de Rüdiger Safranski en su libro Nietzsche. Biografía de su pensamiento (Tusquets, Barcelona, 2010)que vienen muy a cuento:

    Siguiendo el principio de que las bases de la moral misma no son morales, sino que en ellas se reflejan relaciones de lucha y fuerza (pág. 322)

    fueron los débiles y los necesitados de protección los que llamaron "malo" al fuerte amenazador; pero, desde la perspectiva de los fuertes, aquellos mismos eran considerados como los "malos", en el sentido de ordinario y bajo (pág. 322)

    y ahora referido a los débiles:

    La implantación de su moral es la "venganza imaginaria", que tiene éxito cuando los fuertes no pueden menos de juzgarse a sí mismos desde la perspectiva de los débiles. Los fuertes están vencidos cuando se hallan envueltos en el mundo imaginario del espíritu del resentimiento. La lucha en la moral se centra en el poder de la definición: ¿quién se deja juzgar por quién? (pág. 323)

    ¿Os suena esto de algo?

    ResponderEliminar
  2. Aunque no sea un tema directamente relacionado con este post, creo que es de IMPORTANCIA CAPITAL y que sería muy enriquecedor conocer la opinión de usted, sobre un blog que supongo de extraordinario INTERÉS:
    http://felipebotaya.espacioblog.com/post/2012/04/29/del-etnocidio-europeo-la-tirania-del-becerro-oro-os#c5576649
    Trata de
    NICOLAUS KOUDENHOVE-KALERGI
    También trata de temas relacionados con la Segunda Guerra Mundial, la naturaleza del Nacional-Socialismo y sobre la presunta o probable intención de Stalin de atacar a Alemania, por lo que la Operación Barbarroja sería un Ataque Preventivo. En fin, opino que es muy importante que los europeos sepamos lo que es el llamado Plan KALERGI (diplomatico de origen mestizo entre checo y japonés, creo, y que tuvo en la Sociedad de Naciones un papel de enorme relevancia.



    ResponderEliminar
  3. Gracias por los comentarios, también al comentarista que ha borrado su entrañable contribución, a quien agradezco sus palabras.

    León, esos fragmento son muy interesantes, llenos de fuerza. Recuerdo que ya me comentaste sobre ese libro. Parece que has elegido fragmentos que se ajustan a mi escrito. Una buena selección, sin duda.

    En cuanto a Arnold, gracias por toda esa información, incide en una problemática de primera magnitud.

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  4. Daorino, eso de "más allá del bien y el mal" puede estar bien para Nietzsche y su absurda concepción del nihilismo como ausencia total de valores. Es normal que con semejante cacao mental acabase loco.

    Que niegues la existencia de hombres malos y hombres buenos, significa en la práctica que niegas la maldad. Decir como dices:
    Digamos que creo en hombres que hacen en cualquier momento lo que creen que es lo correcto, o lo necesario, o lo que tenían que hacer.
    Bajo esta premisa puedes justificar el holocausto nazi, las purgas de Stalin, Las matanzas de la revolución cultural china o el geneocidio de 2 millones de personas en Camboya bajo las ordenes de Pol Pot.

    No cualquier acto humano es justificable. Por suerte, al finalizar la segunda guerra mundial se produjo un acontecimiento importantisimo como fue la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948 en Paris. la relevancia de este hecho fue que por primera vez la gran mayoría de paises del mundo se ponían de acuerdo en una serie de derechos básicos del ser humano y de respeto obligatorio para todos los estados firmantes. Son una serie de derechos mínimos e inherentes a la persona, independientemente de su condición social, raza, religión, sexo, etc.

    Amigo Daorino, no todo vale. Esa especie de relativismo moral es lo que está llevando a este mundo por derroteros poco recomentables. Sigue habiendo conductas loables y otras censurables, por mucho que tu quieras justificar lo injustificable.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Daorino, eso de "más allá del bien y el mal" puede estar bien para Nietzsche y su absurda concepción del nihilismo como ausencia total de valores. Es normal que con semejante cacao mental acabase loco.

    Acepto todo su ataque, siguiendo el consejo de Machado debo aceptar con gratitud la mano del lidiador, lidiadora en esta caso, que con pañuelo cubre su rostro. Pero no le acepto que asimile "más allá del bien y del mal" con "ausencia de valores", porque los valores en sí mismos no tienen nada que ver no con el bien ni con el mal. La moral es una forma de juzgar la vida, valores tienen todos. No tenerlos, o no admitir valores, es un valor en sí: y no es el caso de Nietzsche y su filosofía.

    Que niegues la existencia de hombres malos y hombres buenos, significa en la práctica que niegas la maldad.

    No existe maldad ni bondad más allá de nuestras percepción de la realidad, que la ajusta bajo una serie de parámetros. Todo lo que se salga de esos parámetros es "lo malo" para quien sea. En dos bandos está claro que los dos piensan que son los buenos, pero a su vez cada uno pensará del otro que es el malo. la maldad es una cuestión de perspectiva. Para ver toda la realidad es imprescindible PRIVARSE DE TOD PREJUICIO MORAL. Otra cosa son mis de valores, mi propia moral o amoralidad.

    Bajo esta premisa puedes justificar el holocausto nazi, las purgas de Stalin, Las matanzas de la revolución cultural china o el geneocidio de 2 millones de personas en Camboya bajo las ordenes de Pol Pot.

    Yo no justifico nada, SIMPLEMENTE HE EXPLICADO POR QUÉ SE PRODUCE ESO, y eso no se puede explicar bajo una visión moral. La visión moral de las cosas es lo que catapulta a ese tipo de atrocidades.

    No cualquier acto humano es justificable. Por suerte, al finalizar la segunda guerra mundial se produjo un acontecimiento importantisimo como fue la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948 en Paris. la relevancia de este hecho fue que por primera vez la gran mayoría de paises del mundo se ponían de acuerdo en una serie de derechos básicos del ser humano y de respeto obligatorio para todos los estados firmantes. Son una serie de derechos mínimos e inherentes a la persona, independientemente de su condición social, raza, religión, sexo, etc.

    Que apliquen esos derechos para bien del pueblo palestino y la amenazada diversidad blanca. Que condenen el programa marxista cultural y que planifiquen una invasión y ataque a USA e Israel por violación de derechos humanos. Y si se da la victoria, que todos esos criminales yanquis y sionistas sean sentados en un tribunal y juzgados a lo Nuremberg.

    Amigo Daorino, no todo vale. Esa especie de relativismo moral es lo que está llevando a este mundo por derroteros poco recomentables.

    Lo mío no es relativismo moral: es eliminar la moral para ver la realidad. Por lo demás, no hay una sólo forma de ver EL BIEN o LO HUMANO. Ciertamente pienso que la moral es relativa, pero YO NO RELATIVIZO PERSONALMENTE CON MI MORAL, LO QUE NO EVITA QUE VEA LA REALIDAD INCLUSO DESPOJADA DE MI PROPIA VISIÓN ÉTICA.

    Sigue habiendo conductas loables y otras censurables, por mucho que tú quieras justificar lo injustificable.

    Cierto Wafah, pero eso no quiere decir que la persona que lleva a cabo una "acción terrible" para mi punto de vista no acometa algo bueno para quien lo acomete.

    ResponderEliminar
  6. No obstante, alguien puede hacer el mal conscientemente, pero por la razón de que va contra su propio juicio de valores y perspectiva moral.

    ResponderEliminar
  7. Parafraseando a la dama con velo:
    Bajo esta premisa puedes justificar el plan Marshall, regalar alimentos, en caso de terremotos, exclusivamente a gentes que tengan la Religión del Libro,(creo recordar que la riquísima Arabuia nunca regaló nada a los hambrientos de Haití y desde su punto de vista "hacew bien") hacer discriminación "positiva" (como dicen esos hijos de satanás), por ejemplo dando prioridad en el trabajo a los inmigrantes frente a los autóctonos. En cuanto al holocausto...¿A qué holocausto se refiere? Sólo hubo el que hacian los griegos y el que hizo a Jesucristo Víctima ó "Cordero de Dios" para Redimir a Muchos Hombres (y Muyeres! incluidas!)
    En fin, como diría el Marqués de Sade, Los "Crímenes de la Virtud son infinitos"... Es más, creo que los mayores criminales de la Historia son quienes presumen de inocentes...y no cesan de predicar
    justicia, igualdad, derechos humanos, etc... pues la Naturaleza e incluso Dios son implacables:
    Dios perdona algunas veces; la Naturaleza NO PERDONA NUNCA!
    A mi que cuesta creer que la Naturaleza sea mejor y más justa que Dios, lo que me hace dudar si el PERDON ¿es una virtud o un Crimen... (?)

    ResponderEliminar
  8. Arnold, esto que planteas me ha causado un gran impacto. Es una reflexión fascinante.

    A mi que cuesta creer que la Naturaleza sea mejor y más justa que Dios, lo que me hace dudar si el PERDON ¿es una virtud o un Crimen... (?)

    Si para hablar de Dios nos centramos en una visión judeocristiana del mismo, en el que la piedad y el perdón son elementos inherentes a la "grandeza" del propio Dios único, llego a la conclusión, bajo mi punto de vista, que es ahí donde reside el crimen. Esa virtud para el judeocristianismo ha hecho del hombre un ser que no cree en sus propias posibilidades, que deja todo al señor, para que éste disponga: los hombres no hacen nada por sí mismos, todo es gracias a Dios. Todo lo bueno, claro, lo malo es obra del Diablo o del Hombre: pero hay que tener fe en Dios, él siempre perdona si te sientes culpable.

    No obstante, la naturaleza... ¿qué más da si es piadosa o no, si tiene conciencia o no? La naturaleza es en sí amoral, no debe interpretarse ni leerse ni comprenderse bajo la moral. La naturaleza está por encima del Bien y del Mal, en ella todo es capacidad de. La naturaleza es la más justa de las formas, pues pone a cada uno en su sitio. Como dices, es implacable.

    La fuerza es la virtud, no la piedad. Hacer fuerte al otro es dar virtud, ser condescendiente con la debilidad es... el crimen, y un flaco favor al otro.

    ResponderEliminar
  9. Hola, soy el comentarista que borró su comentario. La verdad es que el nivel aquí es apabullante. Pero intento entender; Pero es que me surgen muchas dudas.

    ¿La moral es contra natura? La Naturaleza no entiende de sentimientos, ¿Por ello es más justa?.

    Cuando ayudamos a alguien por ejemplo, ¿esa sensación reconfortante que nos llena por dentro, es producto de una moral enseñada desde pequeños?

    En caso de experimento, un niño criado totalmente solo, ¿No sentíria pena, empatía, amor...?

    ¿Son sentimientos innatos o aprendidos?

    Si Dios fue creador de la Naturaleza, ¿Por qué la creo tan injusta, y nos dice a la vez que seamos buenos y sigamos sus doctrinas, si son contradictorias con su mayor creación, y luego todos pasamos por el juicio implacable de la Naturaleza?

    ¿De qué sirve hacer el bien, más allá de sentirse bien con uno mismo?

    ¿Es fuerte el que gana al débil, o el que ayuda al débil entendiendo que 2 manos son mejor que una?

    El fuerte, por muy fuerte que seas, te verás en alguna que necesites ayuda, si no necesitaras ayuda serías perfecto y la perfección no existe. ¿No es más inteligente, y de ser más fuerte, la estrategia de poder empatizar y ganar más adeptos para un fin común?

    ResponderEliminar
  10. Hola, Juan, bienvenido.

    Interesantes cuestiones las que lanzas. Son de difícil respuesta. Te responderé, planteándomelo como un ejercicio y como una forma de poner en valor mis planteamientos.

    ¿La moral es contra natura? La Naturaleza no entiende de sentimientos, ¿Por ello es más justa?

    La moral puede ir contra natura o puede entender el orden natural de las cosas y ser una moral saludable para el hombre. Una moral puede tener una perspectiva amoral y no juzgar al hombre desde el bien y desde el mal.

    ¿Que si entiende de sentimientos? ¡La naturaleza es expresión de sentimientos! Lo que yo digo es que es absurdo valorar la naturaleza con los conceptos bueno y malo. Mi novia me dijo una vez, viendo un documental, que ese león era muy malo por comerse a su presa. ¿Por qué? El león ha hecho lo que tenía que hacer, y punto.

    La naturaleza es justa porque es orden por sí misma y porque pone a cada cual en su sitio. La naturaleza es todo en su desnudez. La naturaleza humana es especial porque ha sabido situarse contranatura, ha sabido desafiar y hasta cierto punto domar la naturaleza. La inteligencia... es complicado definir todo esto.

    Cuando ayudamos a alguien por ejemplo, ¿esa sensación reconfortante que nos llena por dentro, es producto de una moral enseñada desde pequeños?

    La moral tiene mucho de construcción social. Nos han enseñado lo que está bien y lo que está mal, y no por ello debe dejar de ser algo que está bien o está mal o que nos hayan engañado. La moral es necesaria, yo no la niego, pues yo mismo tengo mi propia percepción moral, lo que no me impide ver la realidad de forma amoral y objetiva y OBSERVAR QUE NO HAY UNA SÓLA FORMA MORAL, Y POR LO TANTO NO EXISTE UNA SOLA FORMA DEL BIEN O DEL MAL. La moral como construcción racional humana es una herramienta de poder.

    ¿Son sentimientos innatos o aprendidos?

    Otra pregunta difícil. Conozco a un amigo que se llama Triv que seguro que te responde a esto mucho mejor que yo, jejeje... Hay mucho de aprendido, pero también de innato... y de experiencia. Esto no lo puedo demostrar, es sólo una apreciación mía.

    ¿De qué sirve hacer el bien, más allá de sentirse bien con uno mismo?

    Yo no me esfuerzo en hacer el bien, no pienso si esto está bien o mal, pienso si es lo correcto o no, y ya está.

    ¿Es fuerte el que gana al débil, o el que ayuda al débil entendiendo que 2 manos son mejor que una?

    El moralmente fuerte, tal como entendemos tal cosa en Librepensamiento Revolucionario, no le deba nada al débil. El débil en un sentido moral puede ser un magnate millonario o un Mister Olympia. Cuando hablo de fuerte y de débil hablo de moral se señores frente a moral de esclavos.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.