22 de marzo de 2013

CONTRA LA POLÍTICA DE INMIGRACIÓN MASIVA

Que no contra la persona inmigrante


¿Cuándo vamos a denunciar la perversa mentalidad del inmigracionista, 
ese nuevo "azotador de negros" de la modernidad?


España no ha sido un país de inmigrantes. Ha sido un país de emigrantes, a no ser que hayamos regalado ya nuestro país y nuestra patria a los de fuera. Mucho se justifica la venida de tantos extranjeros a nuestro país con la etapa de la historia española en la que nuestros compatriotas tuvieron que salir a buscarse el pan. Muchos lobbies inmigracionistas, desde ONGs que dan comida y recursos a extranjeros pero no a españoles necesitados, hasta el propio estado español, justifican el programa de inmigración masiva con la tragedia de muchos españoles que durante los años 60 y 70 tuvieron que abandonar su patria. Más de dos millones de españoles tuvieron que salir de España asfixiados por la penuria económica. Países europeos y latinoamericanos recibieron con mayor o menor hospitalidad a nuestros compatriotas. No me imagino a los españoles de entonces permaneciendo en los países extranjeros de otra forma que no fuera trabajando. No me imagino al español copando todas las ayudas, subsidios y poseedor de un sin fin de derechos que tienen los inmigrantes hoy en España –sobre todo si son extraeuropeos–, beneficiarios del estado de bienestar por el que nuestros padres y abuelos lucharon para los españoles de generaciones futuras. Piensa que el esfuerzo de tus abuelos y de tus padres se lo están llevando otros que no han hecho nada por España, cuyo único mérito es no ser español.

El inmigrante español no exigía derechos, sólo quería trabajo
En España los inmigrantes suman un porcentaje muy considerable. En los datos que podréis encontrar en diferentes estadísticas no figuran los inmigrantes ilegales ni aquellos a los que se les ha regalado la nacionalidad española, por lo que imaginaros que los datos pueden ser bastante mayores. Esto ha propiciado que existan grupos de presión inmigrantes, formados por españoles mayormente, que hacen de la dramática de las migraciones su negocio, concibiendo de ello su praxis de buena conciencia y su forma de contribuir al sistema capitalista, mimando a la mano de obra barata, que hará competencia desleal frente al autóctono. Sin duda muchos de éstos piensan que hacen el bien, pero su buena intención se basa en una concepción moral subjetiva o neocristiana, donde Dios está aveces sí, aveces no. El mundo está lleno de buenas intenciones, ¡y así nos va!; porque el que hace una supuesta buena acción no piensa en sus consecuencias: lo que importa no es pensar si esto que hago está bien o mal, sino si es lo correcto o no y qué consecuencias traerá consigo (quienes juegan al ajedrez saben de esto).

Continuamos: ¿los españoles han supuesto allí donde han ido un grupo de presión, han influido en las políticas de los partidos, han acaso desconfigurado la fisionomía del país? No. Esto se debe en parte a que el español se adapta allá donde va y porque lo ha hecho a países con afinidad cultural. Por lo que desde una perspectiva etno-identitaria las migraciones de españoles se han sucedido en un contexto de semi-interioridad. Generalmente los españoles iban a trabajar con papeles y con todo en regla. Así que basta ya de apelar al drama de muchos españoles para justificar la política de inmigración masiva actual aplicada en toda Europa, pues no son comparables.

Sólo exigen e imponen
Pero para nosotros la inmigración masiva no atañe y/o afecta sólo a lo económico, que consideraremos como algo secundario, sino a la identidad, autoctonía y soberanía de nuestro país. Demos por perdida la soberanía por ahora puesto que nos gobiernan desde fuera de nuestras fronteras, pero no renunciemos ni a nuestra identidad ni a la autoctonía. Un partido político que pide el voto del inmigrante, es decir, que los extranjeros puedan votar, acomete un acto de intencionalidad para la pérdida de soberanía, mayor incluso que la pérdida de soberanía que supuso la “bienvenida” de bases estadounidenses en suelo español, patrocinada por un régimen anterior.

Recapitulemos: la emigración masiva es una coyuntura moderna, y por ello no tiene nada que ver con la inmigración española, que no fue masiva (aunque si bastante numerosa). Tal coyuntura ha beneficiado sólo al empresario –gracias a las ONGs, útiles del capitalismo y peones organizadores del neoesclavismo del siglo XXI–, pero perjudicado sobremanera al trabajador autóctono, que sufrirá: sueldos a la baja, empeoramiento de convenios laborales, discriminación positiva, desempleo, desarraigo, ser extraño en su propia tierra, etc. Pero criticar y enfrentarse a esta política inmigratoria no quiere decir que yo me sume como elemento racista, no. Mi crítica va contra dicha política, no contra la persona. Es que llamar racista o intolerante a alguien que critica las políticas mundialistas de inmigración masiva pone de manifiesto que existe una presión social fortísima para que dicha realidad no se conozca, se cuestione o se hable de ella. No obstante, quienes defienden estas políticas de inmigración masiva suelen ser sobre todo religiosos, liberales y marxistas y en España muchos de los beneficiados por la Constitución del 78, los asiduos a los clubs de alterne y los amantes de países caribeños. Quienes estén deacuerdo con la inmigración masiva son personas sospechosas y habría que ver en qué se benefician, a costa del asfixiado trabajador español y del explotado trabajador inmigrante. Por mi parte no hemos de cansarnos en criticar la política de inmigración masiva y los efectos que esta trae consigo en las sociedades europeas, consecuencias a las que el sistema resta importancia; señalando siempre como responsable a la "intolerancia" de los autóctonos y a la ausencia de más políticas de integración y discriminación positiva.


En este periodo de inmigración masiva, que aún perdura a pesar de que parece haberse aminorado debido a la crisis económica (o eso nos quieren hacer creer) –incluso muchos retornan a sus países, lo cual demuestra que realmente han venido inmigrantes a trabajar–, se da la tesitura de que a la vez que entran elementos alógenos a España y a lo español, muchísimos españoles han decidido abandonar su país en busca de una oportunidad laboral, en busca, en definitiva, de un futuro. ¿Por qué sucede esto? ¿Acaso en España no hay sitio para los españoles? ¿Por qué inmigrantes con cincos hijos pueden prosperar en España mientras que españoles no pueden llegar siquiera a fin de mes o tienen que dejar su país? Dicho asunto que relato no es un caso particular, es pasearse por Algeciras y ver a mesnadas de norteafricanos con sus plebes paseándose, con tres, cuatro, cinco, seis hijos… Ellos prosperan gracias a las políticas de discriminación positiva, y pueden vivir de subsidios y montones de ayudas. ¿El español emigrante de los años 60 y 70 se benefició de alguna ayuda de discriminación positiva? ¿Se benefician de alguna ayuda o de alguna ventaja los españoles que a fechas actuales han tenido que abandonar España? NO.

Fijaos en esta noticia de 30 de octubre de 2011:

Hay que olvidar la fantasía de que todo se soluciona con la salida masiva de inmigrantes

¿No venían a trabajar? ¿No venían a pagar pensiones? No, el sistema tenía y tiene otros planes: han venido para quedarse, han venido para ser los españoles del futuro. España pasa por ser sin españoles, Europa pasa por ser sin europeos. Aquí no sólo existe cierta política que dé movilidad a las masas de trabajadores, más baratas de otros lares, sino una clara práctica de sustitución demográfica y de fomento de la desestructuración y conflicto sociales.

Defender la inmigración masiva es defender el capitalismo, y supone una inmoralidad en cuanto se aplaude el drama o la pillaresca del desplazo forzoso o no de personas; pues quien viene a España es porque tiene medios, siendo ridículo el porcentaje sobre el total de inmigración los que vienen en patera o cayuco. Pero ese dato ridículo sirve muy bien como medio de propaganda en los medios de comunicación –queda enternecedor esa madre africana con su bebe y esos hombres desnutridos tras la travesía por el Estrecho de Gibraltar–, pues la masa, poco crítica y manipulable, extiende el drama de esas personas menesterosas al resto de la población inmigrante: eso se llama chantaje emocional. Señores, los más de ochocientos mil marroquíes censados que hay en España, por ejemplo, copando muchísimos de ellos todo tipo de ayudas y de subvenciones, no vinieron en patera precisamente.■

Artículos de interés:

14 comentarios:

  1. Formidable andanada contra la burguesía mundialista, que es la que está detrás de la inmigración masiva y de la ideología que sustenta este hecho, la ideología inmigracionista.

    Un partido político que pide el voto del inmigrante, es decir, que los extranjeros puedan votar, acomete un acto de intencionalidad para la pérdida de soberanía, mayor incluso que la pérdida de soberanía que supuso la “bienvenida” de bases estadounidenses en suelo español, patrocinada por un régimen anterior

    Ya Pericles advirtió de que una de las políticas predilectas de todo tirano es introducir muchos extanjeros en la ciudad-estado para alterar el cuerpo electoral, minar la homogeneidad étnica y sembrar el caos (justo lo que defienden todos los partidos políticos hoy parlamentarios en España). Es este contexto el que favorece y mantiene la tiranía.

    Defender la inmigración masiva es defender el capitalismo

    En efecto. La fase ulterior del capitalismo es la globalización. Y la globalización no es sólo económica, sino que también lo es social, cultural, política y demográfica. La inmigración masiva se corresponde con la globalización demográfica. Progresistas, socialdemócratas, comunistas, marxistas, anarquistas, feministas, separatistas de izquierda, sharperos, pseudoecologistas y "guarros" rinden grandes servicios al capital, tantos como la derecha, no menos.

    ResponderEliminar
  2. Otro acierto de este artículo está en su mismo título:

    "Contra la política de inmigración masiva"

    Efectivamente, existe una política de inmigración masiva. Al contrario de lo que dicen los medios de comunicación del régimen, la inmigración masiva NO es un fenómeno, ni algo que ocurre de manera natural o de forma inevitable. Es una política deliberada orquestada por los dueños del mundo (grandes financieros, traficantes de la Bolsa y multinacionales) y ejecutada por sus obedientes sirvientes, llámense Felipe Gónzalez, Aznar, LLamazares, Rajoy, Mas u Arnaldo Otegui.

    ResponderEliminar
  3. Intereconomía...la gran cadena ultraderechista que se anuncia como la "única televisión española". Vamos apañados con esta panda de fachas... No hay nada peor como manipular videos y presentar a las victimas como agresores. Los que quieran creer se esa patraña allá ellos, pero que no no nos tomen a todos por gilipollas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Intereconomía es una cadena liberal, no de ultraderecha. Hay bastante caspa, sí, pero lo del vídeo es evidente.

      Lo de presentar a las víctimas como agresores es lo que hace constantemente El País, El Mundo, La Secta, telemierda, Antiena tres, etc.... Movimiento contra la ¿Intolerancia?, SOS Racismo, ADL, LICRA, Asoaciaciones sionistas de toda índole, asociaciones de inmigrantes, asociaciones feministas... Los Ministerios del Estado, la Junta de Andalucía, la Generalitat de Cataluña, etc.... y tú, Wafah.

      Eliminar
    2. Liberal, jajajajajaja...espera que todavía me estoy partiendo de la risa, jajajajajaja.

      No he visto una cadena de televisión más fascista y más retrograda en mi vida. Y yo que tu me repasaba el curriculum de algunos de sus presentadores que son franquistas acerrimos y defensores de la dictadura del generalisimo Franco.
      Te animo a que intentes ver alguno de sus supuestos programas de debate (el gato al agua o dando caña)y comprobarás los invitados tan plurales que llevan. Si hay 6 invitados, entre cinco y el presentador se dedican a machacar al pobrecito de izquierdas que llecan para que no digan que no son una cadena plural. En fin...lamentable.

      Y sobre mi di lo que quieras, critica lo que yo diga pero no me mezcles con determinadas organizaciones con las que yo no tengo nada que ver. Yo respondo solo por mi.

      Saludos.

      Eliminar
    3. Wafah, a mí me da igual lo que hagan en Intereconomía, deja de hacer publicidad de esa cadena, que desde luego no es afín ni a este blog ni a un servidor. El texto no va sobre Intereconomía. No obstante, ¿qué culpa tengo yo de que ese vídeo se emitiera en esa cadena? Es que en alguna otra cadena, donde hay tanta "pluralidad" (jajajajaja) no saldría. Saldría un vídeo donde los autóctonos parecerían racistas y los comentaristas criminalizarían la actitud de personas normales que han visto, por culpa de la política de inmigración masiva, perturbadas sus vidas.

      Eliminar
  4. ¿Yo hacer publicidad de Intereconomia? ¿Estás de broma, no? Jajajajajaja.
    Daor, yo desconozco si ese video ha sido montado y editado así que no voy a dar mi opinión. Ahí solo se ve que va un padre de un niño español a pedir plaza y le dicen que no hay y despues, en otra escena, va un padre de un inmigrante y le dicen que si hay. Pero no aparece la fecha de cada video para sacar conclusiones. Podría ser que cuando fue el padre del chico español ya no hubiese plazas y que el padre del inmigrante fuese antes. Yo de esta gente de Intereconomia no me fio nada. Además, posicionarse en contra de la inmigración en base a este video me parece peregrino. Y lo que si niego es lo de "masivo". En España no hay inmigración masiva ni antes ni mucho menos ahora. Al contrario, se están marchando muchisimos inmigrantes por la falta de expectativas laborales.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. La verdad que hay que ser idiota para defender la inmigración masiva además de mala persona. ¿Por qué se va la gente de su país en la mayoría de los casos? Por trabajo y bienestar. Ahora, si se fomenta la huída, ¿no se está trasladando el problema en lugar de solucionarlo? Vamos a suponer que España es un país de primer orden; entonces hordas de inmigrantes llegan a la Península. ¿No ocurriría la quiebra del Estado y la economía ante la llegada descontrolada de millones de seres humanos provenientes de otros lares? Es un problema de lógica y matemáticas y ya de políticas y se aplica a cualquier nación...
    Si el día de mañana Marruecos es la Alemania del África y millones de europeos no calificados cruzan el Mare Nostrum destruirían el equilibrio económico y demográfgico del lugar. Tan simple como que no hay lugar para todos en ninguna parte. ¿Es razonable que toda la población mundial se concentre en unas pocas ciudades del globo? ¿Quién se ocuparía de la agricultura, la pesca y la ganadería si todos deciden hacinarse en las grandes urbes que hay en este planeta suicida? De hecho esto de las aglomeraciones masivas de personas en pocos metros cuadrados es lo que estamos viviendo.
    Por dar un ejemplo, en el área metropolita de Buenos Aires viven apróximadamente quince millones de personas entre argentinos, extranjeros, gente de la ciudad y otros llegados de las provinicias. El transporte público, los servicios y la infraestructura no dan abasto. Y esto pasa en México D. F., San Pablo, Nueva York y en algunas ciudades europeas que ustedes me sabrán decir. ¿Este es el modelo multicultural que se defiende a capa y espada? Es una sociedad de saturación, basura y descontrol.
    Es muy sencillo: No entra más nadie en ningún lado. Los falsos poetas que alaban en sus utopías mundos sin fronteras son intelectualoides alquilados por el capital. Esa bohemia psicobolche está bien paga pór algún "primo" de Nueva York. No tiene sentido esta mierda de ciudades colapsadas y campos desiertos y arrasados. La inmigración masiva nos perjudica a todos y es, tal vez, el gran azote de nuestro tiempo.¿Quién osa refutar todo esto que digo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Excelente comentario, Alan. Bajo mi punto de vista un análisis de lo más interesante y certero.

      Eliminar
  6. Intereconomía es otra cadena más al servicio de la Invasión. Cuando salen a la calle a hacer preguntas a la gente, también les preguntan a los inmigrantes, que no paran de quejarse de lo mal que están en España.

    Pues los invasores lo tienen fácil, si están mal en España, ahí tienen la puerta, que ni con viaje de retorno pagado se marchan.

    Está demostrado económica e históricamente que España no puede albergar ni 38 millones de habitantes. Como ahora tenemos metidos más de 10 millones de pagapensiones, ése es uno de los motivos por los que España jamás saldrá de la crisis.

    La inmigración invasiva a los países blancos es un plan de ingeniería social puesto en marcha por la Súper Élite sionista, que en la sombra gobierna el mundo. Los del candelabro de 7 velas, en connivencia con sus palanganeros del mandilón, quieren acabar con la raza blanca mediante el Plan Kalergi. Tras la derrota del Eje en 1945, lo han puesto a funcionar y a la vista está su éxito, por ejemplo vas a París o a Londres, y parece que estás en África.

    Quien a estas alturas defiende a los pagapensiones, cuando menos, está de psicólogo.

    Lo que necesitamos urgentemente es un Amanecer Dorado Español.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Plenamente deacuerdo con Enrique. Él ha dicho en brevedad cabal aquello que no he querido decir. Intereconomía es una cadena al servicio de la Invasión, otra cosa es que quiera aglutinar a la progrería más "conservadora" o más "apijotada". burguesillos de polo de cocodrilo y pantaloncitos de pinza de 100€.

      No obstante, eso no quiere decir que el vídeo que he puesto no tenga sentido o no afine con la realidad. El vídeo lo puse porque lo montó Deportaciones Masivas, uno de los nuestros, más que por fuera de Intereconomía, que la verdad, si no me lo dice Wafah, ni me entero.

      Yo la tele la veo nada o muy poco.

      No sé si necesitamos un Amanecer Dorado, pero lo que si queda claro es que necesitamos un cambio radical. Sólo ese cambio radical puede dar lugar a eso que necesitamos, Enrique.

      Gracias por el comentario.

      Eliminar
  7. Gran artículo. Sólo pone de manifiesto lo que todos vemos y algunos ignoran. La inmigración es el brazo derecho de la patraña que tenemos como políticos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien enfocado.

      He visto tu blog y es muy interesante.

      Gracias por comentar y leer mi blog. Es un honor.

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.