26 de abril de 2013

A LOS LADRONES



Los impuestos... esa forma elegante de robar en la actualidad por parte de la administración. Y sí, robar, robar mucho, porque de los impuestos que se pagan, ¿cuánto repercute en aquello por lo que se paga el impuesto?


Robar es de miserables. El capitalismo es para miserables.


La usura la inventó alguien que quería vivir sin trabajar. Era alguien que quería acaparar todo el trabajo de los nobles hombres y mujeres que luchaban y luchan cada día sol a sol o pasan el día fuera del hogar para alimentar a su familia. Eso es robar y merece el mayor de los castigos.


Expropiar o quitar a los ricos no es robar. Coger comida de un supermercado y no pagar porque tienes que dar de comer a tu familia no es robar.


Recortes en sanidad, recortes en educación, recortes en bienestar social. Eso es robar al pueblo.


Cuando empezó la crisis me robaron el futuro. Y el de mis hijos, que quizá me sea imposible tener. A muchos les invita a seguir la esperanza. A mí, la ausencia de esperanza. A mí me mueve mi voluntad, y eso no me lo podrán robar.


Quien te ofrece drogas te intenta robar la vida.



¿Cuántos impuestos sacados de la manga han surgido en los últimos años? El sufrido bolsillo del trabajador llora mucho pero ya no lucha. Luchar por una nación es lícito, luchar por tu pueblo… ¡mucho más!, pero vivir sometido por el estado es aberrante y no pelear contra él mucho más. Un estado de cosas donde la mitad o más de tu sueldo se la lleva el banco por hipotecas usurarias, una cuarta parte o más el estado local, autonómico, nacional... con sus impuestos, a veces inventados, a veces abusivos, siempre para financiar a una clase política demasiado numerosa, sólo merece acabar arrojado a las llamas.


Cuando leo el BOE y observo las subvenciones y el baile de ciertas cantidades de dinero, tengo la sensación de ver el cuaderno de contabilidad de un buen ladrón.


No robarás es un gran mandamiento. Y está claro que a muchos no les gusta recibir órdenes.

7 comentarios:

  1. Salvo alguna pequeña discrepancia que pasaré por alto, solo puedo decir "amén".

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Wafah. Por otro lado, ¿cómo no íbamos a discrepar aunque fuera por algún pequeño matiz, jejeje?

      Eliminar
  2. Ya dice el refrán "el que le roba a ladrón tiene cien años de perdón". Creo que este dicho es español (acepto y pido corrección o ratificación al respecto). Muy bueno el enfoque social de la página como de costumbre. Totalmente de acuerdo en todo. Tan universales son estas verdades que hasta personas de credos e ideologías encontradas coinciden con estas sabias sentencias. Sin ir muy lejos, yo desde la Argentina creo que el tipo que roba comida en realidad no roba (eso se llama hurto famélico en Derecho). Un caso personal: Yo fui vigilador en un mercado mayorista de alimentos y siempre hice la vista gorda. Siempre supe que mi lugar de trabajo es propiedad de los dueños del mundo. Los mismos que guardan mercaderías con el afán de especular sin pensar que los alimentos tienen fecha de vencimiento (no les importa tirar comida a la basura). Eso es robar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante lo de "hurto famélico". Muy deaceurdo en lo que dices. Gracias.

      Eliminar
  3. Por si no entendió, yo aplicaba la máxima del Liberalismo pero en favor de los trabajadores: "Dejar hacer, dejar pasar". Un poco de su propia medicina.

    ResponderEliminar
  4. Bernard Mandeville justifico la sociedad capitalista de manera cínica e ingeniosa en su obra La fábula de las abejas.
    La búsqueda del "jodido dinero" como decía mi abuelo, también se puede vivir con un dólar diario de manera voluntaria y poner en jaque al sistema durante años como hizo Unabomber.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vivir con menos, ser más y tener menos: eso es un acto revolucionario. Gracias, Pedro, por tu comentario.

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.