5 de febrero de 2014

RECOPILACIÓN DE ALGUNAS EXPRESIONES ESCRITAS EN DEBATES Y OTROS ESCRITOS

Ser libre implica “creérselo”, que no serlo. Nadie puede ser libre, no hay forma de llegar a tal estado. Hay formas de estar tranquilo, ¿pero libre? Imposible.


He aquí al premio nobel Martin Luther King burlándose de mí.



A muchos compañeros librepensadores e identitarios (que no por ello dejan de ser librepensadores si lo son) les choca que me relacione con tantos musulmanes, incluso algunos me han desechado de su lista de amigos en las redes sociales. No tengo nada contra ellos, contra ellos los musulmanes con los que debato. Cada cual en su casa puede rezar a quien quiera, pero si el Islam pretende construirse en Europa como sujeto político, sentirán mi ira.

Imagen que puse en el foro Librepensamiento Transversal, donde se dan diversos debates con musulmanes. En la imagen puede observarse a Adolfo charlando con Amin, conocido como el Gran Mufti o “führer de los árabes”.




Es muy dado por el musulmán español y no español, por el “oenegeta” –o político profesional de turno– y por todo marxista cultural sea cual sea su posición, el de favorecer la inmigración en España y por ende en Europa, además de proclamar para ello los cantos típicos sobre la tolerancia, la libertad y la igualdad, cual masón francés dieciochesco. Para no hablar del problema inmigratorio, que ha supuesto sueldos a la baja, competencia desleal con los trabajadores nacionales, acaparación de los recursos públicos y sociales (ayudas, subvenciones…) que deberían ser para españoles, enriquecimiento para empresarios antipatriotas, etc., bombardean a la población, con la connivencia de la casta política parasitaria que gobierna España, con el asunto del racismo. El musulmán, que se sirve también de la inmigración (hay una relación evidente entre más inmigración y más Islam en Europa) habla de islamofobia para desviar el asunto y presentarse de esta forma como una víctima que necesita del socorro, en lugar de presentarse como lo que es.

En resumen, cuando nosotros hablamos contra la política de inmigración masiva (que no contra la persona inmigrante) ellos hablan de racismo; y cuando hablamos contra la invasión del islam en Europa –la cual no es garante de libertad, ni de tolerancia, ni de nada…– nos hablan de islamofobia, desviando, de forma más o menos brillante, el asunto.

Lo consiguen mediante el chantaje que supone la acusación de racista y de islamófobo; lo cual ha desarmado moral y éticamente al ingenuo europeo, ¡haciéndole sentir culpable! Es aquí que hemos de ver a todo moralista que viene con estas acusaciones como un hombre sacerdotal, que si bien antaño te condenaba a la culpa y al infierno con la cruz, hoy bien lo hace con otra presentación, incluso atea. 

¿Pero por qué debe ser así? No. ¡Defendamos lo nuestro!, ¡y sin miedo a ser tildados de todo lo que puedan acusarnos! Europa tiene que ser siempre el hogar de los europeos de verdad, no del extranjero.

Defender nuestra patria y nuestra raza frente al extranjero y el colaboracionista no es racismo ni islamofobia ni odio, sino algo de lo más natural: amor por lo que somos y por lo que no queremos dejar de ser. Somos nosotros, si acaso, quienes debemos defendernos de la “blancofobia”, de la “españofobia”, de la “eurofobia” y de todo el auto-odio del que se han impregnado muchos de nuestros connacionales de toda Europa.


El deporte, alejado del negocio, es la mayor expresión de las virtudes humanas.


Las personas con conflictos internos pueden ser apasionantes.


Todos aquellos que abocan su vida a la fe, sea cual fuere su religión, "implícitamente viven como estando en posesión de una absoluta verdad".





No se puede esperar que funcione el sector público, es decir, nuestra sanidad, nuestra educación… si en el poder se pone a unos señores cuya misión es favorecer al sector privado, como buenos liberales que son.


Ironía para entender el suicidio étnico del hombre europeo. Ante todo, aun en la adversidad, alegres, paso firme y con la cabeza alta.











La tolerancia no es posible cuando el ánimo no soporta con alegría incluso aquello que no le gusta: y soportar en su máxima expresión, lo que implica no rebatir –los debates son alardes de intolerancia. Asimismo que no es posible la democracia como gobierno de mayorías, pues en ella no gana el pueblo, sino sólo las mayorías. Tampoco es posible la libertad cuando uno se ve en peligro de perderla por lo que dicen unos u otros, o por tal o cual sistema político, si es que la libertad, de existir, se pudiera perder: no hay libertad, sólo formas a las que se le llama libertad, ¿qué hay de libertad en que te digan esto es ser libre? No obstante, la libertad es una conquista individual (libertad sólo puede ser la tuya), y una vez ahí, pues más cerca de la soberanía, como superación de la libertad. Es que la libertad no es lo más importante. Yo tengo mil cosas por las que sacrificarla que valen más que eso. La libertad se pierde incluso en el mismo instante en que se lucha por ella.



Más que las ideas, las causas. Cuando luchas por tu familia... ¿es tu familia una idea? Cuando luchas por tu pueblo... ¿es tu pueblo una idea? ¿Es la sangre que corre por tus venas una idea? ¡Blasfemar tu sangre es como escupir sobre tu padre y tu madre e innumerables ancestros! Las ideas sólo sirven para conformar realidades, para conformar discursos... Las causas empujan a la lucha. Sé tu propia causa; y haz de tu causa aquello que te hace ser tu mismo, y entonces serás más fuerte, tendrás mayor valor.

2 comentarios:

  1. Muy buen artículo, y con dosis de humor negro. La pareja alemana, clama al cielo, y la metamorfosis sufrida a los nuevos latin lover es espectacular, aunque creo que no sería del gusto de Vivien Leigh en la película -La primavera romana de la señora Stone- éstos, son mas bien resultones con "chonis" poligoneras y otras afines.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Gracias por comentar, Pedro. Ya ves, la familia alemana típica, acorde a los nuevos tiempos. Una nueva forma europea se está forjando desde las "élites".

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.