28 de marzo de 2014

POR LA NACIONALIZACIÓN DE LA INDUSTRIA FARMACÉUTICA Y LA DESPRIVATIZACIÓN TOTAL DE LOS SERVICIOS SANITARIOS


La brecha entre ricos y pobres en España se abre cada vez más. El modelo sanitario estadounidense se implanta poco a poco en Europa. El copago, subida de medicamentos, medicamentos que ya no se financian, etc. perjudican la salud de muchos españoles que no pueden financiarse el coste de sus medicamentos. Quizá la salud vista desde muchas personas al 100% de su vitalidad no sea un problema, pero para muchos si lo es, y no sólo eso, muchos viven tensos cuando llega el momento de tomarse la medicina que les hace bien y que no se pueden costear, y o no la toman o tienen que hacerse con un genérico que no les hace efecto.

Los defensores de la propiedad privada o de la privatización de los medios de producción y de todas las esferas de la vida pueden estar satisfechos. El libre mercado, la desnacionalización de elementos esenciales... vemos que va en detrimento de nuestra calidad de vida. Los más ricos podrán vivir bien, pero las personas honradas de sueldos normales ganados con un duro trabajo o las personas desempleadas, máximo reprimidos de la esta hecatombe económica provocada por las élites oligárquicas, lo tendrán muy difícil. La propiedad privada se adueña de nuestro dinero mediante los bancos y también, cada vez más, de nuestra salud. El Partido Popular es un partido liberal, su modelo es el norteamericano, ¿de verdad se creyeron todos los españoles que no iban a tocar pensiones, sanidad, educación, etc.? Señores, el discurso del PP en elecciones fue muy antiliberal, pero dijeron lo que tuvieron que decir para con ello ganar las elecciones.

A medida que pasan los días y los meses de esta crisis interminable vemos cómo nuestra salud es dejada en manos de los mercaderes de la salud. La industria farmacéutica se lucra mediante nuestro pesar. La salud debe ser una cuestión nacional y el estado debe proteger a todos sus ciudadanos españoles en este sentido. Porque la función del estado nacional es proteger a su pueblo. Por ello no sólo basta con nacionalizar la banca y numerosas industrias, industrias a las que habrá que añadir nuevo tejido mediante todo el esfuerzo nacional, sino también habrá que tomar el control sobre la industria farmacéutica, invertir en salud y crear medicamentos de calidad y bajo coste para que todos los españoles puedan disfrutar de su vida hasta su último aliento. Por supuesto, los beneficiarios de esto serán los españoles, quien quiera beneficiarse de ella, que la pague: ¡fuera turismo sanitario en España!

La industria farmacéutica especula y juega con nuestra salud. Su nacionalización es una cuestión crucial, tanto como nacionalizar la banca. La industria farmacéutica como empresa juguetea al mismo juego de máximos beneficios al menor coste. Por su parte el Estado de ocupación actual jugará a gastar menos y de ahí la degradación de los servicios púbicos derivados de la salud. Estoy convencido de que la nacionalización de la industria farmacéutica y la inversión en I+D darán como fruto, mediante el genio español, de mayor calidad sanitaria y de mejores medicamentos a un coste menor.

El libre mercado y la propiedad privada no son sagradas, no lo son para personas auténticamente anticapitalistas; y con esto no quiero decir que nadie no pueda poseer o disponer de sus cosas; simplemente sostengo que a nivel económico lo privado debe circunscribirse a la pequeña producción y al pequeño y mediano comercio dentro de las dimensiones territoriales del estado nacional, sin tener ninguna posibilidad en él toda forma capitalista de dimensiones tales que pueda competir con el estado nacional, poniendo en peligro su soberanía. El nacionalismo es la única vía que puede aplacar todos los atropellos que surgen contra nuestra soberanía nacional e integridad personal. Di sí a la nacionalización de la industria farmacéutica. Ya está bien de que jueguen con nuestra salud, de que mercantilicen nuestra vida; ya basta de recortes y ya basta de capitalismo. ¡Por la revolución nacional! ¡Vamos!■


Enlaces de interés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.