16 de marzo de 2014

QUEDARSE SOLO

Mi forma de pensar me aleja de las personas. Mis ideas y exposición de las mismas son como una puñalada para el “biempensante”. Que esto suceda pone en evidencia el estado en el que se encuentra la conciencia de la mayoría de personas de España y del “mundo moderno”. Yo no formo ni siquiera de una minoría, soy un ser aislado en medio de un maremágnum, en una sociedad sin unidad imbuida de una ética de/para esclavos. Mi desgracia es haber nacido en una época donde toda manifestación de fuerza es observada con miedo, con temor, con desconfianza, con desprecio… A veces me pregunto, ¿he podido elegir alguna vez entre estar solo o no? Supongo que elegí ser yo mismo, ser lo que soy, y eso sin duda significa quedarse solo. No me molesta, no. Eso hace posible que a mí se me acerquen las personas de la excepción.



La hipocresía abunda. Veo a multitud de personas actuando como les manda el sistema por miedo a perder su familia, su trabajo, su casa, sus coches… La revolución no la van a hacer esos burgueses de derechas o de izquierdas, ni la generación de nuestros padres o los trabajadores bien asalariados o los pensionistas: muchos de estos últimos ya lucharon por nuestro futuro, y ahora ven que dicho futuro, hecho presente, se lo llevan otros.

La revolución la harán aquellos que nada tengan que perder, aquellos que encarnen una nueva vitalidad o aquellos dispuestos a perderlo todo por una elevada causa.


El colonialismo, la esclavitud... seamos realistas, todo surge bajo el mismo ideal universal, es el universalismo como enfoque ideológico lo que ha hecho posible tal cosa. Porque desde una visión así lo particular y diferenciado pierde todo su valor.


No hay nada más antidemocrático que la actitud de alguien que se enfada por lo que opina otro.


Hay quienes ganan dinero dando pena. Y no me refiero al pobre niño de la foto, a costa de quien se lucran. Las cosas se consiguen sin piedad. Hay una actitud muy antigua y poco sembrada: la clemencia, donde compasión adquiere sinonimía respecto a empatía, incluso la supera, deseándo con tal virtud ser justos: la ley y la justicia deberían estar sometidos a la ética, y ética es de lo que carecen la ley y la justicia actuales.

Sentir pena por los demás tiene algo de perverso. Por un lado es como un gesto no confesable de superioridad hacia el otro, por eso de encontrar un consuelo y una forma de alegrarse de lo propio mediante la desgracia ajena; y por otro lado supone una forma para hacer a éste mismo sentirse culpable de su propio bienestar. A partir de esta raíz se conforman multitud de “mecanismos” emocionales, sociales, políticos, económicos, etc. 

Hay muchas formas de esclavitud, esta es la esclavitud del propio espíritu.


Son innumerables las veces que me dicen que me creo más que los demás. Mi respuesta: “No, no es cierto, te miro a los ojos, si te mirara por encima de los hombros no vería a la persona que hay ante mí. Eres tú quien se siente pequeño, eres tú el que tiene el problema”.


Darse cuenta de que llevas toda tu vida equivocándote.


¡¡Cuando te den pena no la cojas!!



La libertad es siempre un para qué y un por qué, porque la libertad viene unida a un tipo de acción; y a multitud de tipos de acción, no a una sola cosa.


La libertad es decirse: ¿cómo quiero perderla? Porque si ser libre es no recibir órdenes de nadie, serlo implicaría doblegar nuestra voluntad hasta el punto de ignorarla. A esos que ignoran su propia voluntad los llamamos coloquialmente “borregos”. Su libertad es como la de una hoja zarandeada por el viento.


Últimamente discuto con todo el mundo. Hasta he perdido ciertas “amistades”. Supongo que soy complicado de lidiar… o de comprender. Hay de todo. Quien no quiera ser arrasado por mí que se aparte, o que ande conmigo y hablaremos como personas razonables y justas.


"Al final te quedarás solo, Daorino", me dicen sin parar. Y entonces sonrío.


12 comentarios:

  1. Te voy a decir algo, mi muy estimado Daniel: creo que nuestra generación, la generación que no tiene hijos, aquella de la no natalidad, tiene una oportunidad única de realizar grandes actos de entrega y arrojo por el bien de la civilización. Es paradójico que el Sistema nos esterilice, nos aborte, nos envuelva en profilácticos para que no dejemos descendencia de nuestra gloriosa estirpe pero que a su vez esta misma campaña de extinción, de "esclavitud reproductiva", pues "libertad reproductiva" es tener familia numerosa, sea a su vez un tiro que les sale por la culata a quienes detentan el poder: al no ser nosotros burgueses llenos de críos, con mujer, matriarcado y yugo hogareño, tendremos más chances de dar el paso triunfal que no dieron los blandos de nuestros padres, abuelos, bisabuelos y tatarabuelos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre tan sabio... tan joven. Que tu Dios te guía, pero con fuerza, con fuerza!!...

      Eliminar
  2. yo tambien tengo el mismo ¨problema¨ de la soledad. Pero lo cierto, es que hay que saber manejar la franqueza y las ideas con mucha prudencia. ¿para que? para poder organizarse y organizar gente en la medida de lo posible y asi poder cambiar las cosas. de lo contrario, uno nunca podra pasar del plano netamente teorico, a la accion propiamente dicha. un claro ejemplo son los numerosos grupos de nacionalistas argentinos que son concientes de que viven en un pais dominado, con una sociedad aborregada y esclavizada y teniendo que convivir con la policia del pensamiento. eso mismo sucede en Europa. yo creo que es posible establecer una definicion de libertad, pero practicarla de forma fiel a la definicion; es imposible.

    ResponderEliminar
  3. Todos los problemas del mundo tienen un único origen : nuestra mente egotista . El ego se apodera de las personas y éstas se dedican a agrandarlo , a engordarlo , y normalmente lo hacen a costa de joder el ego de los demás .

    ¿ Por qué la gente tiene miedo de decir lo que piensa ? Por temor a ser rechazados por la sociedad , y así su ego saldría herido .

    ¿ Qué es una pelea ? Dos egos enfrentados y llevados al límite .

    ¿ Qué es una guerra ? El ego de dos pueblos que se enfrentan .

    ¿ Qué es el acoso ? El ego de un tipo o de un grupo que quiere engordar a costa de humillar a sus semejantes .

    ¿ Quién es un borrego ? Un tipo que se deja dominar , que no cuestiona nada con tal de no ver su ego amenazado .

    ¿ Quién es un manipulador ? Un tipo que se divierte engordando su ego .

    ¿ Un psicópata ? Aquél que vive preso de su ego .

    ¿ Un dictador ? Un egomaníaco .

    ¿ Cómo alcanzar la felicidad ? Destruyendo nuestro ego .

    ¿ Está dispuesta la humanidad a destruir su ego ? No , luego la humanidad está condenada al sufrimiento eterno .

    Te felicito por tu blog .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante reflexión, Enrique.

      Gracias.

      Eliminar
    2. No obstante, ¿por qué destruir el ego? ¿Por qué autodestruirse?

      ¿Y qué relación podemos sacar de lo expuesto respecto de la soledad?

      Eliminar
  4. Cuando debatimos sobre cualquier tema , en el fondo estamos mostrando nuestro ego , y cuanto más nos atacan , más nos aferramos a él ; ¿ Por qué ? Porque podemos estar equivocados y nuestro ego saldría perjudicado .

    Vivimos en una sociedad egotista , en ella estamos armados con nuestro ego . Necesitamos de nuestro ego para sobrevivir , sin él , nos machacarían , pero hemos de tenerlo embridado . Sólo podríamos destruir nuestro ego viviendo como eremitas o en una comunidad volcada a destruir el ego , como por ejemplo una comunidad budista .

    Creo que si optamos por la soledad , sin buscar la trascendencia , en el fondo nos estamos aferrando a nuestro ego .

    Yo pienso en términos similares a los tuyos , de hecho casi nunca discuto con nadie ni trato de convencer con mis postulados . Lo que pienso , lo plasmo en mi blog y quien me quiera seguir , que lo haga . Sé que estamos muchos en la misma onda . He optado por no participar ni siquiera en foros ni comentarios de blogs , de hecho éste es el primero que hago en una bitácora desde hace meses . A estas alturas de mi vida , también yo soy preso de mi ego , pero eso sí , tratando de no perjudicar a nadie .

    Supongo que conocerás el caso de Matthieu Ricard , el monje budista francés , el hombre más feliz del mundo , científicamente demostrado .

    No tiene nada material , sólo su túnica y su escudilla .No tiene sexo , y es el ser más feliz de la Tierra . Lo consiguió destruyendo su ego .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que si optamos por la soledad , sin buscar la trascendencia , en el fondo nos estamos aferrando a nuestro ego .

      La trascendencia tiene muchos caminos. Destruir el ego, destruir el yo, llegar al Nirvana... no sé, Enrique.

      En fin, tus reflexiones me van a dar trabajo mental para días, jejeje...

      Gracias por comentar, un honor además el hecho de que sea el primero tras mucho tiempo.

      Hasta pronto.

      Eliminar
  5. Opino que ninguna persona puede librarse de su ego.

    Su única posibilidad es evadirse mediante la meditación (negación del ego, fundirse con el UNO), lo cual trae consigo mucha trascendencia y revelación (no en un sentido judeocristiano, sino revelación para el ego de cada uno, paradójicamente) o con orgullo (reconocerse en la justa medida, sin subestimarse y ni sobrevalorarse, lo que es lo mismo que sin quererse demasiado ni odiarse, o sin megalomanía o complejo) domar la propia voluntad mediante la propia voluntad, y con ello el propio ego a voluntad, siempre fácil de sobornar mediante multitud de debilidades humanas, demasiado humanas.

    Como sugiere enrique, el caballo bien bridado. No hay que perder el control de nosotros mismos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se dice que Diógenes idealizaba aplacar el hambre frotando su vientre. Tampoco con la masturbación pudo.

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.