11 de agosto de 2014

LA HEZ


A veces es mejor estar callado, no hay que echar flores sobre las heces. Cuando en un grupo de gente –potencialmente la hez– se sube el nivel de la conversación inmediatamente quieren departir sobre otra cosa y/o te mandan a callar. Una vez ocurre esto es mejor apartarse, pues nuestro tiempo es bien valioso.


La hez vota y ya es feliz. Siguen con lo mismo y de nuevo, durante cuatro años, a quejarse en el sofá disfrutando de lo votado. No hay democracia porque se vote, eso sólo se lo creen los borregos.


La misantropía no es odio a los hombres, sino haber llegado a la comprensión de lo que ellos son. Mientras que la filantropía es un estado de ilusión psicológica que empuja al optimismo antropológico, dando lugar a ciertas ideologías utópicas alejadas de la realidad, que siendo lógicas –tal construcciones– se adaptan a la razón, pero sólo a la razón.

No obstante, sé de lo rebuscado de mi conclusión, puesto que etimológicamente no se sostiene: “La misantropía (del griego μίσος (miso): «yo odio», y άνθρωπος (anthropos): «hombre, ser humano»)” Pero claro, hay tantas palabras en la actualidad que etimológicamente no se sostendrían (como racismo, machismo o feminismo), que porqué no iban a darse por válidas mis conclusiones.


La hedionda humanidad es algo tan despreciable, la mentalidad de rebaño genera tal vulgaridad… que es inevitable tener que fijarse en la individualidad, en aquellas excepcionalidades que hacen que la humanidad valga algo, que tenga un grado de consideración y que incluso merezca sobrevivir.


Como senderista no tengo nada de qué presumir. Sin embargo, mi satisfacción, además de haber disfrutado tanto, ¡y lo que me queda!, es haber cerrado la boca a muchos que me pensaban incapaz de hacer ciertas cosas. La hez sólo suelta mierda por la boca –de lo cual tampoco hay que culparles, pues es lo único que pueden hacer y yo nunca le pediría a un perro que maullara si lo que hace es ladrar–, y por lo general, siendo incapaz ella de ciertas cosas, intentará desanimarte, debilitarte y desactivar la fuerza de tu voluntad. Si tienes un objetivo ve a por él, por muy difícil que parezca.

Poco a poco voy creciendo, es decir, superándome.

Y es una lástima que no entendiera esto hace al menos una década, que no me diera cuenta de ello antes, porque sin duda me habría ido mucho mejor.





Si eres valiente debes enfrentarte al reto en solitario, sin amigos que te animen, sin nadie que te apoye. Tal cosa te dará poder, el poder de no tener que depender de los demás. Y empezarás a oler mejor.


A veces una mentira es la puerta hacia la verdad –ayuda a despertar–, pero en ciertas ocasiones algo que se da por verdad es el comienzo para vivir en la mentira… convirtiéndose en verdad, aunque sea con el manto de la falsedad. Y ambas, verdad y mentira, crean realidad e irrealidad, estados de ánimo, conciencias y consciencias, economía, ideología… Verdad y mentira, realidad e irrealidad, elementos conformantes del mundo, hacedores de Lo Real.


Con el paso de los años al final llego a la conclusión de que debo agradecer a aquellos que me humillaron, insultaron, pegaron o minusvaloraron… o lo que es peor, que me sobrevaloraron, todo mal que me hicieran, pues gracias a todas esas vivencias he conseguido conocerme mejor a mí mismo y sobre todo a fortalecer mi carácter.

Somos animales y aprendemos a palos.


≈ 

Para esclavizarnos, el mundo moderno nos privó de la autosuficiencia. Cada vez dependemos menos de nosotros mismos y dependemos más de elementos ajenos, lo que se traduce en ser cada vez menos libres, en ser cada vez más incapaces.

3 comentarios:

  1. "Para esclavizarnos, el mundo moderno nos privó de la autosuficiencia. Cada vez dependemos menos de nosotros mismos y dependemos más de elementos ajenos, lo que se traduce en ser cada vez menos libres, en ser cada vez más incapaces."

    ¡Magnífico!

    El hombre cada vez está más fragmentado. Sin Inteligencia (se la entregó a la "ciencia" y los "científicos"), sin Salud (se la entregó a la "medicina" y los "médicos"), sin Voluntad (se la entregó a la "política" y los "políticos"), sin Virtudes (se las entregó a las "leyes" y los "jueces") y sin su Herencia Divina (se la entregó a la "religión" y los "sacerdotes"). Ahora no es más que un aterrado animal enfermo, incapaz, vulgar y ciego...

    ¡Un Saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón, amigo Manué.

      Hasta pronto. Saludos.

      Eliminar
  2. Totalmente de acuerdo. La hez decadente y con el cerebro lavado juzga al valiente capaz de sacudirse las cadenas para liberarse de tanta porquería. Supuestos amigos me han cuestionado o criticado por sacudirme algunos yugos. Me han tratado de rara por amar la naturaleza y respetarla, por amar la música clásica y un largo etc. Lo curioso es que alardean de antisistemas. Qué bien se siente una alejándose de la hez!!

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.