25 de enero de 2015

LA DECADENCIA DEL MUNDO

Es la decadencia lo que define estos tiempos modernos: el deleite en lo feo, en lo deforme, en lo carente de armonía. La dolencia viene de atrás, sólo queda saber cuántas generaciones vivirán condenadas a este deterioro de nuestra civilización. El nihilismo encontraría aquí justificación, sumirse en la nada es algo más sensato que regodearse en el mundo enfermo que nos rodea; sólo así puede que uno pueda sobrevivir a tanta absurdidad.


Hombres como nosotros viven el ciclo de la vida en su forma descendente. Pero serán también hombres como nosotros los que salven la civilización y la arriben hasta la gloria.

Nuestra obligación es vivir por todo, y no por nada, y que nadie nos olvide.


La libertad es una idea que sirve a y que sirve para. No se trata de ser libre, sino a qué libertad vas a servir o para qué la vas a utilizar.




Una persona excesivamente ideologizada es una persona que carece de libertad o que al menos se aleja de la misma. Estar ideologizado es obedecer unos esquemas. Salir de ahí equivale a romper las cadenas. Las ideas son armas a nuestro servicio, no elementos que nos deban someter, que nos deban poseer. El mundo está lleno de poseídos y escaso de exorcistas.


El lobby homosexual lucha por unos derechos que sus aliados políticos consideran retrógrados para los heterosexuales. Esos aliados usan a los homosexuales en la liquidación de una cultural.


Para el musulmán respetar su religión extranjera equivale a que te arrodilles. ¿Vas a consentir algo así, te vas a someter?


Suelo ser tosco algunas veces con la palabra; en el diccionario aparece sin colorido, pero por qué no darle un toque de virtud. La tosquedad es síntoma de un espíritu guerrero. Tosquedad es ser claro, es ser entendido, es no dar lugar al fallo: a la equivocación. La palabra afilada como el acero para que hunda su fuego en el espíritu de quien escucha, y así lo hiera.


La negación afirma de alguna forma la realidad de una cosa, lo mismo que la afirmación: la existencia o no de tal cosa es otro tema, para mí el principio de realidad es ser. Por lo tanto, no se trata de creer o de no creer en Dios, sino en cómo darle forma.


La nueva Europa, la ramera del mundo: multiculturalismo, multiracialismo... una Europa sin identidad. Eso a lo que se denomina Humanidad como nuevo modelo racial, moral y civilizatorio será algo que dará literal significado a la palabra bastardo


El abrahamismo es la ideología del hombre que vive con la fe. La ideología es la religión del hombre que vive con la razón. Ambas formas pueden ser fanáticas, y ninguna son inocentes; todas son violentas, todas son ¡pacificadoras!, ninguna es la paz. Incluso una ideología de paz, de talante, de entendimiento, es violenta, en cuanto supone la rendición incondicional, el llamamiento de una fuerza que quiere someter; además de que su razón de ser es la propia violencia, la carencia de paz y un afán masoquista. Y todo sea dicho, hoy sabemos que la violencia no es sólo física, y que la agresión viene en forma de “paz” y “amor”.

3 comentarios:

  1. Uff!. Los aforismos son profundos (y muy buenos). Hay que releelerlos y dejarlos que sedimenten. No tienen desperdicio.

    "la agresión viene en forma de “paz” y “amor”". Que gran verdad. Los cristianos (con lo que tienen de bueno y de malo), fueron los primeros ingenieros sociales de la historia.

    De todas formas, la "paz" y el "amor", son valores buenos y necesarios.



    ResponderEliminar
  2. ¡Bienvenida sea la tosquedad! ;-)

    Es cierto que nuestra época es la de la estética deforme, pero aquélla no busca ésta sino que tras crearla y pretender ocultarla termina por toparse con ella. La mátrix mediática insiste de modo maniático, casi enfermizo, en gente joven y bella, de sonrisas blanquísimas imposibles, sin arrugas, sin gestos torcidos, sin ojos pipa, sin mellados, sin asimetrías. Los coches de los anuncios parecen cortar el horizonte, y las parejas jóvenes viven en mansiones blanco-nuclear californianas enormes, imposibles de calefactar en el resto de Occidecadente. Lo feo, lo desagradable, lo que recuerda la decadencia y la muerte, es apartado del discurso general. Nuestra sociedad crea una cantidad inmensa de basura, pero la oculta. Sólo al cabo del tiempo se da de hocicos con ella puntualmente. En un futuro no muy lejano esos tropiezos serán más comunes. La mátrix mediática vive en la irrealidad y pretende bañarnos en ella.

    Sí es cierto que existe un arte moderno ridículo, descarnado, bodrioso y demencial. Pero lo que le llega al 99'99% de la gente no es alguna exposición de arte abstracto de algún pintamonas en algún sitio sino las series, las pelis, las publis, los talk-shows, los vídeos, las revistas de tendencias, donde todo es bonito.

    ¡Salud!

    ResponderEliminar
  3. ¿Qué se puede construir sobre las ruinas de las iglesias y los estados? la destrucción como sementera para la creación de algo elevado es totalmente falso. Precisamente ese es problema en el que está basado todas las contradicciones y mentiras de este mundo. La violencia sólo es lícita cuando se utiliza para defender a los indefensos, tu identidad y tu familia.
    Saludos

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.