1 de octubre de 2015

PACIFISTAS Y VOTANTES Y ESTÚPIDOS Y...

La guerra es algo inevitable por lo que se ve: en esta época, las venideras… y en todas las demás. Lamentablemente es así, si es que es algo a lamentar. La guerra no es algo que se quiera o no, no es algo por lo que estar a favor o en contra, simplemente es algo para lo que hay que estar preparado y punto. Hay que aceptarlo o morir miserablemente.

El enemigo tiene claro que el pacifismo es rendición, someterse sin más. ¿Eres tu acaso un corderito, europeo? 


El marxismo es capitalismo. No hay contradicción más allá de una dialéctica estamental; que un comunista vive como un burgués, que viste de marca, no os engañéis, es el sueño comunista. El marxismo sólo quería y quiere hacerse con el taller capitalista-liberal para los trabajadores. Para el marxista no se trataba en realidad de una lucha de valores, sino de clases; donde el objetivo era conseguir el poder sobre los medios de producción, que deben llegar al dominio de la clase elegida por los ideólogos marxistas. Y eso era/es/será la dictadura del proletariado, esencialmente.



¿Qué se entiende por progresismo a día de hoy? Pues por la abolición de las naciones, por la abolición de las razas, por la abolición de las identidades; todo para mediante la reducción de todo a una cosa llegar a la consecución de un Gobierno Mundial.


Muchas de mis afirmaciones hoy se consideran conspiranoicas o simplemente se niegan: me pasa a mí y a mucha más gente. Pero cuando leo afirmaciones del siglo XIX de muchos autores pertenecientes a distintas ramas del saber que pudieran sonar en la época también como conspiranoicas o ser objeto de burla -y sin embargo no sonaban así, sino que se les procuraba la mayor de las atenciones-, no puedo más que medio sonreír, porque al final la realidad se muestra tan tozuda que tiene que dar la razón a los locos, por mucho que los supuestos cuerdos se obstinen en lo contrario.


Lo increíble de la verdad es que necesita del hombre para que sea, pero lo real es por sí mismo, está por encima de la verdad y de la mentira; y por ello no necesita de los hombres, ni de su opinión, porque lo real es la espontaneidad de todo lo que debe pasar, una serie de certezas tras certezas a las que el hombre le cuesta llegar.



Todo régimen o modo de poder, si quiere permanecer en el poder “para siempre”, aun no estando, es decir, sobreviviendo al mismo origen, sólo debe erigirse como Bien Absoluto, convenciendo a una gran mayoría de tal cosa; a la vez que debe demonizar, es decir, convertir en la Maldad Absoluta, a otro sujeto para mantener un estado de terror psicológico. De este modo, toda maldad del Bien Absoluto quedará siempre como algo menor y hasta justificado.


Una gran mayoría de españoles –si así merecen ser llamados–, hoy una suerte de seres incultos y analfabetos funcionales dominados por doctos propagandistas políticos y culturales y el fútbol y las ofertas del mercado, han decidido por un error histórico y/o por una mala praxis historiográfica inoculada por los susodichos dominadores culturales y políticos, que proceden de todas y de cada una de las culturas que han pisado la Península Ibérica, y por ello se sienten mestizos y por añadidura piensan que tal cosa hace que la cultura española sea muy rica y variada, como una ensalada. Y toda esta gente, señores, vota.


Yo no soy franquista -y no lo digo para justificarme-, pero una cosa está clara: desde 1939 hasta 1978 las cosas fueron a mejor, sin embargo a partir de 1978 hasta hoy todo ha ido a peor a mayor o menor ritmo, y eso que en 1978 no se encontraron con España en ruinas. No hay nada más que añadir.


Izquierdistas que dicen que “¡hay que ver la inmigración española durante el franquismo hacia Alemania y otros lugares!”, como si de repente viajar y conocer mundo y buscarse la vida no fuera bueno; y que ahora nos dicen, a los hombres y mujeres del siglo XXI, que la globalización es buena y que hay que salir de España para crecer, aprender y sobre todo para curar el fascismo que todos llevamos dentro mientras a España puede venir todo el mundo porque todos somos iguales... bla bla bla… Y señores, esta gente vota.


La democracia parlamentaria o “el gobierno de los cualquiera” es la forma de poder que hace sentir especiales a los estúpidos.


8 comentarios:

  1. Mi más sincera enhorabuena. Creo que no exagero si digo que éstos son los mejores aforismos que te he leído nunca.

    Con adversarios como tú es un placer, a la par que un motor para la superación, seguir entablando batallas dialécticas.

    Y a propósito de esto, creo que nos hemos sincronizado (o nos han dirigido los Dioses) para lanzarnos mutuamente dos de nuestros mejores órdagos; porque a riesgo de sonar inmodesto, el texto que acabo de publicar hace un momento es también una de mis más logradas provocaciones, ya no a tí o a la cosmovisión que compartes con tantos otros, sino en un contexto de la batalla cultural (creo que) más amplio.

    Reitero la enhorabuena, y el orgullo que me produce contar con un adversario de tu nivel. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra ver que te sientes honrado por tenerme como adversario, pero más me honra a mí que me tengas como tal, jajaja... aunque yo no te vea de tal modo. Eso quiere decir que ves cierta rivalidad o que simplemente quieres confrontar dialécticamente conmigo, lo que no está mal.

      Este no es de mis mejores textos, ni de lejos. Los dos últimos, por ejemplo, le dan mil vueltas a este. Pero gracias.

      Ahora leeré el tuyo.

      Eliminar
    2. Uno busca adversarios que estén a su altura. León Riente es otro ejemplo de ello, aunque con él comparto, seguramente, menos que contigo. No se trata de rivalidad, sino de espíritu de superación en la batalla dialéctica. La rivalidad, supongo, tendría más que ver con vencer, superar, o incluso ridiculizar al contrario, y no con el sano deporte intelectual, que es a lo que yo pretendía referirme.

      Por cierto, esa entrada última mía ha sido vetada por facebook, así que debía tener razón cuando predije su "peligrosidad"... jejejeje

      Eliminar
  2. Estimado Daniel.
    Hacía demasiado tiempo que no pasaba por aquí. Un placer saber que continúas enriqueciéndonos a todos con tus sabios textos.
    Me permito sacar punta a algunas cosas que comentas.
    Dices que :
    "¿Qué se entiende por progresismo a día de hoy? Pues por la abolición de las naciones, por la abolición de las razas, por la abolición de las identidades; todo para mediante la reducción de todo a una cosa llegar a la consecución de un Gobierno Mundial."
    Te puede la prudencia, querido Daniel. No es la abolición de todas las razas ni de todas las identidades. Está programado abolir solo la raza blanca, la identidad europea. Con ello les será suficiente.
    LO REAL son esas series de certezas a las que al hombre le cuesta llegar. Sí, pero mientras hasta que hemos llegado al punto de inflexión donde empezó nuestra decadencia, el hombre se afanaba por llegar a comprender esas certezas. Hoy cunde la desvoluntarización. Una falta de voluntad que deja al hombre en el sofá frente a su exprimidor mental antes de SUBIR a la montaña. Una falta de voluntad que no le permite pensar, por tanto tampoco ve mas allá del titular que le presenten a modo de mantra. Pereza de reflexión. Atonalidad de reacción. Pasividad ante acoso alógeno. O peor todavía, anulación del sentido PRIMARIO de la territorialidad para acoger a quién te destruirá.Reacciones todas ellas programadas a voluntad de la masonería.
    Una apatía que ha llegado a tal límite que, paradójicamente en la sociedad mas pornografiada imaginable, ya no hay deseo sexual. ¿Por saturación de imágenes explícitas?. Solo una "jovial y divertida" cópula multicolor.
    En cuanto a que no te justificas de lo de Franco. Ahí volvemos al tema de LO REAL. El nivel de vida alcanzado hasta el año 75 no es verdad. ES UNA REALIDAD.
    VOTAR es el placer del que se siente útil en la pasividad, a falta de voluntad para la acción. Beeeeee
    Saludos, Daniel.
    Nos vemos por las cumbres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grandes palabras camarada Speer. Que de tiempo sin saber nada de ti. Espero que te vaya todo bien y sigas hollando esas montañas que tanto nos gustan.

      Lo real, algo por encima de la verdad y de la mentira. Ciertamente que los hombres se afanaban en llegar a lo real, y que ahora se contentan con la apariencia. Al fin y al cabo la verdad y la mentira son la moral de las cosas que pasan o no a voluntad de creérselas ciertas o no.

      Sobre la inflexión sobre 1978, pues claro que es una realidad. Es algo objetivo, histórico. Pero mucho prefieren votar a comer, así que da igual, que todo vaya a peor mientras se pueda votar.

      Además, como dices, el parlamentarismo, el estado burgués, es un estado inopia volitiva, donde la acción natural del pueblo queda relegada al "dejar hacer" a los elegidos.

      Nos vemos en las montañas.

      Eliminar
  3. Por cierto.
    Este cuerpo de letra es mucho mas legible. Es mas cómodo de leer con letras así de grandes. Yo tengo buena visión pero siempre hay que pensar en aquellos que andan mal de la vista.
    Negro sobre blanco y buen cuerpo.
    ¡Hay cada blog por ahí!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con las sentencias breves intento darle un formato muy legible. Con textos más densos la letra normal creo que es suficiente.

      Es cierto que he visto blogs por ahí con formatos un tanto... no sé cómo definirlos, es como si el autor no quisiera que le leyeran, jajajaja...

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.