13 de octubre de 2015

SUDAMERICANOS Y SOBERANÍA Y LIBERALES...

Esos progres sudamericanos que odian a España, que están todo el día con el genocidio español en América en boca -¡y que es falso!-, cuando España llevó allí enriquecimiento cultural, multiculturalismo, interculturalismo, economicismo global y mestizaje; es decir, esas panaceas universales de la modernidad que una vez esos sudamericanos han soltado la bilis que tienen para ese día contra España, defienden. Que había malas condiciones laborales y abusos, ¿y qué querían? Las condiciones no eran buenas ni en pleno siglo XX en una mina española y los abusos en la propia Europa eran y son constantes.

Dicho esto, yo como español no puedo ver como acertada –en un sentido puramente histórico- aquella aventura española en América que alguna vez califiqué de "aventura de puteros caribeños", que ha traído más mal que bien para los peninsulares ibéricos, y más bien que mal para los liberados americanos de los grandes imperios que allí habían. ¡Oh, Isabel!, ¡católica!, tú les hiciste libres, tú aboliste la esclavitud allí antes que ninguna potencia europea y ¡así te lo agradecen!

Tantas universidades que se hicieron en América para nada.



El autor de PostNihilismo, Raul Ascaso, ha observado al capitalismo como objeto de Mal Absoluto, algo contra lo que todos van, y por ello se erige como defensor de tal forma económica y ética, que transforma y crea mentalidad y valores. Lo que no se ha parado a pensar es en quiénes de los que se dicen anticapitalistas lo son y no lo son. Porque cuando un marxista o un izquierdista dice que es anticapitalista no lo dice de verdad, pues el marxismo es capitalismo: la lucha por los medios de producción. Y el izquierdista sin más, donde entran muchos, es un liberal por la defensa social que hace solidaridad con el dinero de otros.

Luchar contra el capitalismo es mucho más que luchar contra la sociedad del dinero. Es luchar contra el mundo materialista, es luchar por un mundo donde los valores realmente importantes estén por encima del mercado, el dinero y las propias cosas, objetos inertes, sin vida. El capitalismo es el culto a la muerte.



Genial. Los liberales robaron la fe del obrero para darles Razón y de esta forma enseñarles que Dios era el dinero.


Por desgracia los movimientos de liberación o emancipación han supuesto en muchos casos alejar a los hombres de las cosas importantes de la vida.


El nacionalsocialismo, producto alemán, es la respuesta al sionismo, lo mimo que el marxismo lo es del liberalismo económico. Por ello sionismo y nacionalsocialismo son parte de un mismo fenómeno y por ello ambas corrientes se parecen tanto, demasiado diría yo, por no decir que esencialmente son lo mismo. Y ojo, con esto no condeno ninguna ideología, simplemente manifiesto una observación, bastante clara hay que decir, exenta de condena moral.


¡Ay!, esos sudamericanos que odian a España y que veneran a criollos, es decir, a descendientes directos de españoles, por esa historia de liberación de las tierras americanas del Imperio Español.



Entre cierta izquierda se ha puesto de moda reclamar soberanía nacional. Séase el caso de Podemos, que lamenta que estemos gobernados por Alemania. Sin embargo estos siempre están echando por la boca la cantinela de los derechos humanos para que asimilemos inmigración, multiculturalidad, mestizaje, sueldos a la baja, etc. Para éstos la ONU no es un organismo supranacional que de alguna forma escribe los dictados de las naciones. Al parecer este organismo no corrompe la soberanía nacional, cuando no es más que uno de los autores que atacan a Europa con todo su buenismo, hipocresía y bien redactadas líneas éticas y morales.


Con un fanático NO se puede hablar. Con un fanático sólo se puede pelear… contra él.


Cuando sabes que Simón Bolívar era descendiente de vascos es fácil comprender esa predilección chavista por los etarras.



La hispanidad es una ideología globalizante. Es occidentalismo de la edad moderna, el prólogo para el occidentalismo de la edad contemporánea. ¿No se dan cuenta? La hispanidad es antiEspaña, es globalización, es, una vez más, reducir todo a lo mismo, a la única idea de España como un algo abstracto; es la idea de la España Imperial, la idea de la España como espolón del catolicismo, como estado vasallo del Vaticano.

España no es un destino en lo universal, España es sólo para los españoles de verdad. Sin remordimientos, pero basta de hacer el tonto, ¡identitarios!


EL PASTOR DE LOS DÉBILES Y LA AFIRMACIÓN DE SU DEBILIDAD

El Imperio de los débiles y malogrados, séase el de los corderitos, no ha hecho del mundo un sitio mejor, sólo lo ha hecho más perverso. He dicho.

1 comentario:

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.