11 de mayo de 2016

TORMENTA DE FRASES

Lo único que se democratiza en democracia es la estupidez.

Han llegado los salvadores para cargarse todo aquello que no les gusta.

La nobleza es lo que hace digna toda forma de vida

Los buenos pasan su vida justificando sus matanzas.

Los malos son simplemente perdedores. Perdedores de la guerra, perdedores de la palabra, perdedores de la capacidad de defenderse, de explicarse, también de la oportunidad de justificarse ...

La justificación es hacer justo algo con pretextos. Lo injustificable, obviamente, es hacer injusto algo con pretextos.

Cada vez que hablamos mentimos. El lenguaje es todo lo contrario a la verdad. ¿Nadie sabe expresarse? Nadie.

La muerte te incapacita para vivir. Elimina el sentido de toda existencia. Por ello hay que vivir heroicamente, decir sí a la muerte. Porque la muerte, lejos de restar sentido, es el motivo por el que vivimos. Hay que vivir de forma que la muerte valga la pena.

El miedo es aquello que debería hacernos superar todos nuestros temores. Por qué hay que superarlo: porque tenemos miedo. El miedo debería ser una excusa para avanzar; más que una excusa, un motivo. Esto distingue a los valientes de los cobardes, quienes se recrean en todo su espíritu menguante.

La abnegación y el histrionismo occidental

Las preguntas esenciales de la humanidad, eso de que de dónde venimos y a dónde vamos, son problemas filosóficos que se me antojan inútiles y ya, a estas alturas de mi vida, infantiles. Hay cierta audacia en plantearse esas preguntas, pero perder el tiempo en responderlas… en responder preguntas que no se pueden responder y que si por un casual fuera posible: ¿solucionarían algo? ¿Nos harían mejores? A veces las respuestas están ante nuestros ojos.

Todo es una construcción cultural menos el matrimonio homosexual, menos la imposición de relaciones interraciales, menos los pueblos no europeos, menos el marxismo cultural, menos los mestizos, menos el islam, menos las fronteras del Sahara y de Palestina… Todo lo demás es super-anti-natural. (jajajajaja)

Cae la tormenta, Zeus asoma. Arrojo vino a la tierra para que lleve toda su ira a eso que llaman humanidad. Sobre a todos, no le voy a pedir que distinga, es un Dios.

Cuando consigues desamarrarte de imposiciones morales eres libre y poderoso. Pero también peligroso: para los demás y para ti mismo.


En radio, en televisión, en los periódicos… escucho, veo y leo ese ánimo de querer acoger a todos los pobrecitos del mundo. Nadie es capaz de pensar en su vecino, ni en su familia, ni en sus amigos, ni en su patria, ni en su nación, en nada de eso…  pero sí se preocupan por personas ajenas a su cultura, a su identidad, a su visión de las cosas. Es muy paradójico. Esto es cristianismo, la abnegación llevada a la exageración. El cristianismo acabó con Roma, y acabará con nuestra civilización otra vez… bajo otro aspecto profano.

Quien reparte paz y amor es un asesino en serie con muy buenas intenciones.

Descripción parcial del progre

El progre es una persona por lo general vaga que hace solidaridad con el dinero de otros, que se expresa bonito aveces, como una niña de 12 años haciendo corazoncitos en un cuaderno rosa; que no va al gimnasio y levanta botellines, y puede que fume porros... Pasados de los 30 buscan puestos como concejal o en alguna rama sindical, intentan meter el hocico en algún lado para tener dinerito y ser los burguesitos guays en la barra de un bar. El progre, un ser repulsivo, cobarde y fofo, vociferador de su ignorancia y de la multiculturalidad, a quien nadie o pocos rebaten porque todo lo que le rodea es como él o casi como él: o progre o ignorante. El progre, un odiante, un ser de bajo impulso vital, un hombre de postureo.


Texto relacionado:
YO OS MALDIGO, SUPERBUENOS.

1 comentario:

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.