30 de enero de 2018

COLORES



Si el mal existe es sólo porque existe el hombre. Y si existe el bien es por el mismo motivo. La ética no tiene otro origen más que humano. Y si es el bien y el mal lo que nos rige, ¿acaso eso no nos explica el por qué andamos tan alejados de nuestro origen natural? 

 ≈

En una sociedad donde todo es cuestionable la verdad no es posible. Allí donde la verdad no es posible todo está permitido. Allí donde todo está permitido no puede haber ni ley ni una posibilidad de justicia. Donde no hay ley ni justicia no puede haber civilización y donde no hay civilización nada puede poner orden, es decir, darle forma al caos.


La gente postmoderna ha confundido el arco-iris con la diversidad, cuando el arco-iris no es más que la delimitación espectral de la luz, colores diferenciándose dentro de un mismo contexto: es precisamente lo contrario a la mezcla, al mestizaje... Esa gente simplemente se ha apropiado de todos esos colores y los han mezclado de tal forma que el arco-iris ya no es posible y por ello ya no hay luz que brille ni puentes que nos lleven al...


Perder la esperanza significa a su vez sentir una gran libertad. Y la libertad pesa porque requiere responsabilidad y sacrifico. ¿De verdad la gente lucha por ser libre?


¡El marxismo o cristianismo racional (que no de fe, pues no requiere de Dios) ha hecho tanto daño a la humanidad, ha enfrentado a tantas gentes entre sí…! Y a día de hoy, pensando muchos que el marxismo ha muerto, éste sigue haciendo de las suyas, enfrentando a las mujeres contras los hombres, a los hijos contra los padres… Sigue reproduciéndose allí donde puede, cualquier resquicio le es válido para enfrentar a unos contra otros. El idealismo de Hegel parió uno de los pensamientos más atroces y criminales de la humanidad.


En el siglo XXI los trastornos mentales se desarrollan como elementos que dominan a una persona. La psicología y psiquiatría modernas pretenden que las personas no superen el trastorno, sino que lo acepten y se dejen someter por él. Se ha dado carta de naturaleza al trastorno porque se cree que define la realidad de una persona. Y lo cierto es que poco se ayuda a quien padece la enfermedad. Es como si yo teniendo gripe creyera que soy la gripe y me pensara a mí mismo como un virus.


Todos los regímenes son dictaduras. La democracia también es un régimen. No hay nada de malo en ello porque la libertad nada tiene que ver con la dictadura. Se es libre si uno quiere serlo, si uno es consciente de la realidad y responsable de sus acciones. Así que si podemos tener la libertad si nos esforzamos sólo hay algo que nos es más inalcanzable, y no es más que perder el miedo al miedo a. En todos los regímenes existen cosas que no se pueden decir, ni siquiera pensar… ¡ya creo yo que nos evitarían pensar si pudieran! ¡Sí! Obviamente pueden hacer que muchos no piensen, pero por alguna razón hay gente que se escapa. Y bien, nuestro régimen de libertades tuvo que imponerse para enseñarme lo poco que valía realmente la libertad.


A medida que maduro me doy cuenta de que los dioses viven y que lejos de abandonarnos simplemente hemos perdido el rumbo espiritual. Los dioses antiguos hicieron civilizaciones bellas, con grandes mitos e historias y leyendas que inspiraban a las personas de entonces a ser algo mejor, a superarse, a tener grandes ejemplos. ¿Todo aquello se ha perdido? Echo de menos épocas que no he vivido, mundos trágicos pero a la vez hechos con buen gusto, donde brillaba lo bello y todo lo bueno, donde había aún virtud y sobre todo vergüenza. Ahora sólo hay culpa, arrepentimiento y fealdad. Vamos camino de un mundo lleno de monstruosidades, de desórdenes, de retroceso. Da igual que una civilización tenga un gran nivel tecnológico o comida de sobra, pues lo que da vida y grandeza a una civilización es su arte, su cultura, su esencia y alma misma.

≈ 

 De todas las cosas imposibles que no debían hacerse, vamos camino de hacerlas todas realidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.